Robben contra la monotonía


Los cuartos de final ya están aquí. A partir de ahora un error te puede mandar a casa y con lo que hay en juego, y visto lo poco que han arriesgado las selecciones hasta el momento, tiende a indicar que podemos estar ante unos partidos aburridos y con poco goles.

Brasil-Holanda

Un clásico de los últimos mundiales. Se midieron en el 94 y en el 98 y siempre son partidos interesantes. Brasil debe refrendar la gran imagen mostrada en octavos ante la única selección que ha ganado todos los partidos del campeonato, junto con Argentina.

Los dos equipos tienen un potencial ofensivo impresionante, pero atrás los brasileños son mucho más fuertes y sólidos, ya que la defensa oranje ha permitido más ocasiones de gol que sus rivales. Sin embargo Van Maarwijk dispone de un arma letal: Arjen Robben. El extremo es uno de esos jugadores capaces de desestabilizar un partido o de ganarlo en una sola acción. El problema es que en ocasiones peca de individualismo. Si el jugador del Bayern consiguiera desequilibrar y hacer jugar a sus compañeros en vez de acabar él todas las jugadas sería mucho más productivo para su selección. Lo mejor para Holanda es que Robben se emparejará con Bastos, la pieza más débil de la zaga brasileña. Pero Dunga sabe perfectamente que es ahí donde le pueden hacer daño, por lo que las ayudas al lateral izquierdo serán constantes durante todo el partido. Habrá que ver cuantas veces es capaz de encarar Robben a sólo un defensa amarillo.

¿Y Brasil que? Pues agazapadito atrás y a esperar su oportunidad a la contra, que llegará, sin duda. Esas son sus armas y confían en ellas para llegar a la final.

Uruguay se mide a un continente

Ghana es el único equipo africano que sigue vivo en la competición. Pese a que el partido es en Sudáfrica ellos jugarán en casa, puesto que cuentan con el apoyo del país anfitrión. Uruguay busca reverdecer viejos laureles, ya que no llegan a semifinales desde 1950. Si Ghana supera a los charrúas será la primera selección del continente en llegar a los cuatro últimos partidos. El récord hasta ahora lo tenía Camerún en 1990, cuando cayeron en cuartos ante Inglaterra en la prórroga de un partido épico. Lo que está claro es que será un partido a vida o muerte, con dos selecciones que disputan todos los balones hasta la extenuación. Ghana es un buen equipo, pero creo que los tres de arriba de Uruguay marcarán las diferencias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s