Demasiado premio para tan poco juego


La semifinal entre Holanda y Uruguay fue un fiel reflejo de lo que ha sido el Mundial. Dos equipos con poco fútbol y mucho miedo a perder. Como era de esperar, porque tienen mejores jugadores, los tulipanes sellaron el pase a la final gracias a dos goles que rompieron el encuentro mediada la segunda mitad. Uno de ellos en fuera de juego, todo hay que decirlo, pero no es de extrañar, puesto que no hay encuentro en Sudáfrica sin polémica y gol en situación antirreglamentaria.

Uruguay pagó la cantidad de bajas que tenía, especialmente la de Luis Suárez, ya que sin él se hacen más notables los problemas del centro del campo para crear juego. Cuando el punta del Ajax y Forlán están sobre el campo les llegan más balones -siempre en largo-, pero son capaces de retener el esférico y esperar a que se incorporen sus compañeros desde atrás, o bien se la juegan individualmente, como tantas veces han hecho en el campeonato.

Holanda fue un muro imposible de superar para los americanos, que hasta ayer no se habían enfrentado a ninguno de los cocos del Mundial. No habían perdido ningún partido, pero se vieron superados a las primeras de cambio por una selección con más calidad que la celeste. Eso sí, hay que destacar el gran partido que hizo Uruguay en defensa. El primer gol que encajaron era imparable, el segundo un churro y el tercero un golazo e imparable también. Eché en falta un arreón final antes de que Uruguay consiguiera el 2-3, pero los de Tabárez demostraron que llegaron a las semifinales faltos de gasolina.

32 años después Holanda volverá a disputar una final mundialista. Está ahí con todo merecimiento, pero salvo la segunda parte ante Brasil su juego ha sido monótono y aburrido. Es impresionante que Van Bommel no haya sido expulsado en todo el Mundial, porque ha sido el que más cera ha repartido con diferencia. Ni él ni De Jong -ayer De Zeeuv- son capaces de tomar las riendas de un partido y crear algo de juego. Los cuatro de delante están aislados, pero tienen tanta calidad que son capaces de desnivelar un partido en cualquier momento.

Esas son las cartas de Holanda para el partido del domingo. Tienen sus opciones, pero creo que el otro finalista, sea cual sea, tiene más papeletas que los tulipanes para llevarse la ansiada Copa del Mundo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s