Luces y sombras de Montanier


La pasada semana el entrenador de la Real Sociedad, Philippe Montanier, concedió una entrevista a Eurosport Francia en la que se quejaba del trato de la prensa (Noticias de Gipuzkoa). Considero que está muy equivocado, puesto que la prensa no le critica por sistema, sino que lo hace después de analizar sus actos y sus decisiones desde que llegó a la Real. Cuando acierta se dice, y cuando falla, la mayoría de las veces, también se dice.

Hay dos grandes puntos a favor del técnico. El primero es que el equipo juega mucho mejor que el año pasado, el día que juega, porque no juega todas las jornadas. Algunas ni siquiera compite y los jugadores deambulan por el césped. Esta versión se ha dado especialmente fuera de casa o en partidos contados en Anoeta, como ante el Athletic o Atlético. Pero por norma general los patadones para que Prieto la baje han quedado como un recurso. Ahora el equipo trata de combinar, punto a favor de Montanier.

Iñigo Martínez no iba a ser jugador de la primera plantilla, pero el francés decidió subirlo al primer equipo y otorgarle galones. No sabemos si con otro entrenador hubiera sucedido lo mismo visto el potencial del defensa, pero la realidad es que Iñigo se ha revalorizado gracias a Montanier. Pero la confianza que ha demostrado con el central no la ha mostrado con Rubén Pardo. Hasta febrero no ha sido titular en ningún partido y sus minutos hasta entonces eran prácticamente residuales, siendo uno de los jugadores más prometedores de la cantera. En su primer partido como titular en Anoeta dio un recital y el entrenador le premió dejándole en el banquillo en el siguiente encuentro. Una decisión controvertida cuanto menos, puesto que Pardo no garantizaba la victoria en Granada, pero si el equipo había funcionado bien con él al mando, nadie entiende los motivos de su suplencia, y menos aún si el sustituto llevaba lesionado desde octubre.

La gestión de los partidos es uno de los motivos por los que Montanier también ha sido criticado, y con razón. Las decisiones que toma una vez empezado el encuentro pocas veces mejoran al equipo. Tan solo recuerdo un partido, el del Málaga, en el que la Real haya sido capaz de darle la vuelta al marcador gracias a los cambios. Las veces que sus cambios han empeorado el panorama son varias, pero ningún esperpento similar al del Betis, cuando retiró a uno de los tres centrocampistas para dar entrada a otro defensa. Dos goles encajados rápidamente y el gol a última hora de Iñigo, el resto de la historia ya la conocen. Del partido de Zaragoza o de Mallorca poco más se puede decir, pero solo recordarlos producen escalofríos a los aficionados.

Está claro que Montanier no es un motivador. Uno ve la charla de Al Pacino en Un domingo cualquiera a sus pupilos (video más abajo) y está convencido de que Montanier nunca ha sido capaz de motivar así a sus chavales. El idioma será un inconveniente, pero en toda la temporada los jugadores de la Real no han salido a comerse al rival desde el inicio. Ante el Sporting en Anoeta se marcaron dos goles nada más comenzar, pero después llegó la relajación habitual, como en Mallorca cuando el objetivo parecía conseguido. Vale que los futbolistas no se caractericen por su garra, pero podrían salir mucho más activados a los partidos y eso es un problema del entrenador y del vestuario, no del público de Anoeta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s