La Real vuelve a Europa


Hacía ya tiempo que no me pasaba por aquí. Demasiado, pero creo que la excelente temporada que ha hecho la Real merece una reflexión.

Reconozco que el verano pasado la temporada no me motivaba lo más mínimo. Eusebio había reemplazado a Moyes y salvó al equipo sin problemas, pero el juego me había dejado indiferente. No creía que fuera el técnico adecuado para guiar la nave txuriurdin, y para colmo los fichajes eran cualquier cosa menos ilusionantes.

Recuerdo estar de vacaciones en Cuba, practicamente incomunicado cuando mi hermano me avisó por whatsapp que la Real había fichado a William José. La alternativa era Fernando Llorente. Si, estoy seguro que no era el único al que sólo de pensar en ver al riojano de txuriurdin en San Mamés se venía arriba.

Os cuento todo esto porque casi un año después fijaos lo que cambia la situación. Willy ha sido un excelente fichaje y ahora mismo nadie lo cambiaría por Llorente, por mucho morbo que tuviese el fichaje.

Todos pedimos la vuelta de Reyes el último verano, pero tampoco nos hicieron caso y nos encontramos con que el fichaje de Navas también resultó excelente. Esto demuestra que nos podemos creer el mejor Director Deportivo del mundo, pero ninguno tomamos decisiones en este ámbito. No es nada sencillo.

Pero vamos a lo importante, a lo que ha sido la temporada. El Madrid no es una buena piedra de toque para ver el potencial de cada equipo, pero después de ver el repaso que le pegó a la Real en el partido inaugural en Anoeta, las pocas ilusiones que tenía se vinieron abajo.

Pero hubo un partido que, en mi opinión, supuso el punto de inflexión, que no fue otro que la visita de Las Palmas. Si no recuerdo mal, los canarios llegaban lanzados y su juego acaparaba elogios. La Real les pasó por encima con un juego vertiginoso, dejando el partido sentenciado en la primera mitad. Ese día en Anoeta se vio que el equipo podía ofrecer más que la temporada anterior, aunque la demostración final no fue hasta cuatro jornadas más tarde. Un Alavés que no había perdido a domicilio visitó Anoeta y el repaso que se llevó fue importante. Todo el mundo hablaba de Marcos Llorente (si no estuviese cedido por el Madrid en la capital no sabrían de su existencia) y el señor Asier Illarramendi se lo merendó, dando uno de los numerosos clinics que ha dado esta temporada. La presión tras pérdida en campo contrario que realizó la Real ese día no se la había visto hacer nunca. El 3-0 final se quedaba corto y Pellegrino reconoció al final del partido que la Real les había pasado por encima.

A partir de ese partido quedó claro que la Real iba en serio. Llegaron una serie de buenos resultados, que con el buen juego realizado provocó que los focos se centraran en el equipo donostiarra. “Ojo con la Real que está jugando muy bien”, decía la prensa cada jornada. En esos meses la sensación era un Yuri Berchiche que iba como un avión. Eusebio le ha sabido dar la confianza que necesitaba y se ha convertido en un jugador vital para la Real.

El no gol de Juanmi

Como decía, la Real encadenó varias semanas de buenos resultados que culminaron con las visitas a Anoeta del Atlético de Madrid y el Barcelona. El partido ante los colchoneros no lo pude ver por estar en una boda, pero debió ser un repaso al equipo del Cholo. El que no me perdí fue la visita de los de Luis Enrique a Anoeta. Para quien no viese el partido decirle que el todopoderoso Barça fue un títere en manos de la Real, que de haber tenido más fortuna de cara a gol debió solucionar antes el encuentro. Los donostiarras debieron ganar, pero se llevaron un empate después de que el trencilla de turno no diese por bueno el gol de Juanmi tras un rechace a un tiro de Vela a la cruceta. No vi a ningún culé decir ese día que el árbitro les había favorecido. ¡Qué raro!

Pero como ha pasado siempre, en toda temporada tenía que llegar la “realada” de turno. Las críticas al juego del equipo después de la exhibición ante el Barça no podían ser mejores, pero llegó la visita a Riazor. Gaizka Garitano sabía cómo jugar ante la Real y el plan le salió a la perfección, atacando con la velocidad de Andone la adelantada zaga realista. Si no recuerdo mal nos cayeron cinco golitos… En fin, la típica realada.

La Real no volvió a jugar al nivel de los últimos meses de 2016 en ningún momento de la temporada. En enero se juntaron lesiones con la carga que supone la Copa del Rey y el equipo lo notó, aunque el peor momento de la temporada llegó con la lesión de William José. El brasileño, el único nueve fichado que ha rendido desde Kovacevic, se perdió más de dos meses de temporada por lesión y el equipo lo notó. De repente se quedó sin el jugador que ayudaba en la salida al aguantar los balones largos de Navas e Iñigo, el socio perfecto que combinaba con Illarra, Zuru y Prieto en el medio. Juanmi le sustituyó y marcó goles, pero el juego del equipo se resintió demasiado.

Durante buena parte de la temporada, la Real estuvo en el quinto puesto y se soñó con disputarle el cuarto puesto al Atlético. La gente empezaba a ilusionarse de nuevo con la Champions, pero poco a poco la ilusión se desvaneció al ver que el equipo no podía aguantar el ritmo de los colchoneros. Las lesiones estaban lastrando demasiado al equipo.

Llegamos a la fase decisiva de la temporada, esa en la que sólo vale ganar y ganar, como decía el gran Luis Aragonés. De los diez últimos partidos, la Real unicamente perdió en el Calderón y Nou Camp, lo que demuestra que ha sabido competir en los momentos clave, aunque con el momentaneo 1-2 ante el Málaga parecía que Europa dependía de la final de Copa, el cabezazo de Bautista que supuso el 2-2 nos dejó con opciones.

Se llegó a la última jornada dependiendo de otros resultados, pero todos sabíamos que uno de los dos rivales pincharía, por lo que la Real lo tenía en su mano si ganaba en Vigo. Otra vez Galicia, otra vez Vigo. Los recuerdos no podían ser peores y los txuriurdines se la volvían a jugar en el estadio que vio cómo se les escapaba la Liga del 2003. Ya no queda nadie de aquel equipo salvo Xabi Prieto, que era mera comparsa por aquel entonces. Es curioso que el mismo fin de semana que la Real se la volvía a jugar en Vigo se retirase Xabi Alonso, el motor de aquel equipo campeón pero sin copa.

Supongo que si estáis leyendo esto visteis el partido del domingo. La Real tuvo ocasiones para dejar el partido resuelto en la primera mitad, pero no lo hizo y el Celta se adelantó al comienzo de la segunda parte. Oyarzabal, uno de los jugadores que más han luchado y menos suerte ha tenido en toda la temporada, puso el empate cuando las opciones de ir a Europa directamente se iban desvaneciendo. El chaval se lo merecía y explotó de alegría al marcar el 1-1. La afición celebraba el billete a Europa, toda vez que el Athletic perdía en la despedida del Calderón.

Pero cuando nos las prometíamos felices, un danés de apellido impronunciable se sacó de la manga un derechazo que se coló inapelable por la escuadra de Rulli. ¿Quién le mandaba a ese tipo meter semejante golazo sin jugarse nada? Parecía Demetradze el día del no descenso de Osasuna. Era una realada en toda regla. Que el Celta sin jugarse absolutamente nada te marcase un gol así en el 90 sólo le podía pasar a la Real.

Pero… quedaban 4 minutos. Había posibilidades. Illarramendi fue corriendo a recoger el balón de la red e insufló de esperanzas a la parroquia txuriurdin. Lo que hemos visto tantas veces en otros equipos, los goles de Ramos, las prórrogas o los penaltis, el gol de Zamora que muchos de nosotros no vivimos… esta vez nos tocó a nosotros y fue un malagueño de Coín quien obró el milagro. Gracias Juanmi por volver a hacernos soñar años después.

¿Qué hemos aprendido este año? No sé vosotros, pero desde luego yo este año he visto los toros desde la barrera. Si comparamos con temporadas anteriores me he mostrado mucho más cauteloso el twitter y he opinado muchísimo menos. Eusebio dio con un once tipo allá por octubre y siempre que ha podido lo ha alineado. Los resultados están ahí. Él ha sido quien ha visto entrenar al equipo todos los días. Tú no, yo tampoco, pero él sí. A lo que me refiero es que el entrenador es el que mejor conoce a sus jugadores, si a uno le duele un dedo o si el otro se encuentra mal por cualquier motivo. Hace la alineación cada partido buscando lo mejor para el equipo y alguna vez se equivoca, como todos, porque somos humanos.

A lo que voy es que este año me he dado cuenta es que la crítica no perdona una, y si no es por A, se quejarán por B. Haga lo que haga un entrenador habrá algún aficionado al que no le guste su decisión, pero él es el que manda y no el tuitero de turno.

Anuncios

La Copa NO mola, ¡la Copa apasiona!


20131209-202328.jpg

El año pasado el presidente del Córdoba tuvo sus minutos de gloria gracias a los anuncios en los que aseguraba que “La Copa mola”. El slogan tuvo su recorrido y su gracia, ya que se tuvieron que medir al Barça y llenaron el estadio de El Arcángel poniendo en apuros a uno de los grandes de la competición, que a pesar del ímpetu del Córdoba en el partido de ida terminó pasando de ronda sin problemas.
Lo de la Copa mola lo dirán los mismos que dicen que la Liga mola, porque la desigualdad es tanta que resulta casi imposible que la gane alguno que no sea el Madrid, Barça o Atlético. Las cosas en Liga se hacen mal y ahí está la desigualdad reinante, pero es que en la Copa se hacen rematadamente mal.
¿A quién le puede molar la Copa? La respuesta es sencilla: a los equipos de Segunda B que se miden a los grandes porque se aseguran la taquilla, a los tres grandes que optan a ganar el torneo, y a los operadores de televisión, que presionan para tener a estos tres equipos en las últimas rondas y así asegurarse la audiencia. A nadie más.
La Copa del Rey es una mierda y no interesa ni a la mayoría de los clubes ni a gran parte de la afición como ha quedado demostrado este fin de semana. Los clubes podían haber ayudado poniendo precios mucho más asequibles, pero lo realmente dramático son estos datos:
1.000 Recre-Levante
3.000 Girona-Getafe
3.000 Alcorcón-Granada
4.000 Nastic-Valencia
4.000 Jaén-Espanyol
Ni midiéndose ante equipos de categoría superior los equipos de Segunda consiguieron hacer buenas taquillas. La crisis pesa, como no puede ser de otra forma, pero que hubiera sólo 1.000 espectadores en un partido de Copa es para hacérselo mirar. Espero que los dirigentes hagan autocrítica y cambien un formato que ya ha quedado demostrado que no funciona. Pedir que se copie el modelo inglés es demasiado, no vaya a ser que algún grande se despiste y caiga eliminado, ¿no?
Tengo interés por ver las gradas del Calderón y del Camp Nou en los partidos de vuelta. Ambos equipos marcaron cuatro goles a domicilio dejando sus eliminatorias totalmente resueltas. ¡La Copa apasiona!

Deulofeu alarga la Premier


20131208-204741.jpg
El gol de Özil a poco más de diez minutos del final dejaba al Arsenal como líder con siete puntos sobre el Chelsea y Liverpool, sus más inmediatos perseguidores. Los aficionados gunners se las prometían felices ante semejante ventaja antes de visitar al City y recibir al Chelsea, pero un gol de Deulofeu dio al traste con sus ilusiones.
El jugador cedido por el Barça empató un encuentro que el Everton no mereció perder. Los de Roberto Martínez estuvieron muy bien en la primera mitad, y salvo los diez últimos minutos en los que el Arsenal se plantó dos veces ante Tim Howard, protagonizaron las mejores acciones de los primeros 45 minutos.
El Arsenal controló mucho más la segunda parte, pero sin crear excesivo peligro. Wenger, sabedor de que estaban ante una oportunidad magnífica para abrir brecha en la tabla quiso dinamitar el partido e introdujo un triple cambio. Walcott, Rosicky y Flamini entraron por unos desacertados Wilshere, Ramsey y Cazorla. El ímpetu de ‘Flatusso’ contagió a sus compañeros que vieron premiado su esfuerzo con el gol de Özil. Poco duró la alegría en el Emirates, ya que Deulofeu hizo las tablas cuatro minutos después.
La Premier sigue viva. Afortunadamente dirán los aficionados al fútbol y para desgracia del Arsenal, que de haber sumado los tres puntos hubieran abierto una brecha muy importante. Son los favoritos al título en este momento, porque han sido los más fiables hasta la fecha con mucha diferencia, aunque el Chelsea y el City todavía tienen mucho que decir. El Liverpool también está a cinco puntos del líder, pero queda la duda de hasta donde llegará Luis Suárez. Por el momento es el jugador de la temporada en la Premier -con permiso de Ramsey- y ha sido capaz de aupar a los reds a los puestos de Champions.
Gracias al gol de Deulofeu y a la competitividad de la liga inglesa nadie puede considerar acabado el campeonato. En la Premier existe mucha más igualdad entre los equipos que en la Liga BBVA, lo cual es una bendición para los aficionados.

Bayern y Barça buscan la quinta


Bayern y Barça se miden en semifinales

Bayern y Barça se miden en semifinales

Se miden esta noche en el Allianz Arena el Bayern de Munich y el Barcelona. Dos de los equipos más potentes de la competición y con la sombra de Guardiola sobrevolando la eliminatoria.

Probablemente sean los mejores equipos de la Champions de los últimos años. El Barcelona lleva seis semifinales consecutivas y dos títulos, mientras que el Bayern ha llegado a dos de las últimas tres finales, perdiendo en ambas. Pero curiosamente no se han medido desde la primera temporada de Guardiola en el banquillo culé. Ambos equipos cuentan con 4 Champions en su palmarés y si este año sumasen la quinta no le sorprendería a nadie, puesto que ambos son -con el permiso del Madrid- los grandes favoritos al título.

El Bayern llega en mejor forma que el Barcelona, de eso no hay duda. Campeón de la Bundesliga desde la semana pasada, colecciona goleadas en la competición doméstica demostrando que es el equipo más en forma del continente. La apisonadora alemana asusta, y asusta más al pensar que el Barça no pasa por su mejor momento.

La semifinal copera ante el Madrid dejó tocado al Barça. Las eliminatorias ante Milan y PSG demostraron que cualquier equipo puede ganarles si no juegan al 100%, pero el Bayern es un hueso muy duro de roer, muy superior a los equipos a los que se han enfrentado los catalanes hasta el momento.

Claves del partido:

1 Dominio de juego- Como es habitual el Barça tratará de llevar el peso del partido. Le favorece que el Bayern no es un equipo que se vaya a encerrar atrás como hizo el Chelsea el año pasado o el Milan en octavos de final. Los bávaros van a salir a por el Barça y más aún jugando en casa. Es algo que favorece al equipo de Vilanova, que tendrá espacios a la espalda de la defensa que explotar.

2 Laterales- Para dominar el juego, el Barça necesita las subidas de los laterales y crear superioridades con ellos. Hoy lo tendrán complicado al tener delante a Ribery y Robben, por lo que Alves y Alba deberán medir mucho sus subidas. Si descuidan su espalda cualquiera de los dos extremos del Bayern les pueden dar un buen susto.

3 Juego aéreo- Los alemanes son muy superiores en este aspecto y cada balón parado va a ser una pesadilla para la zaga culé, como les sucedió ante el PSG. El poderío aéreo del Bayern es tremendo y en el Barcelona hay pocos jugadores que puedan hacerles frente.

4 Plano físico- En el Barcelona faltan varios jugadores muy importantes (Mascherano, Puyol) y otros no pasan por su mejor momento de la temporada, mientras que en los teutones da la sensación que están como motos. Les faltarán Kroos y Badstuber por lesión y Mandzukic por sanción.

5 Ataque del Barça- Nadie duda que Messi jugará, pero el resto de la línea de ataque del Barça no asusta como antaño. Villa no está fino, Alexis no es el jugador que él dice ser y Pedro ha perdido la chispa de comienzos de campaña. Cualquiera de ellos se aprovechará de que Messi centre la atención y se lleve consigo varios defensas, lo que les generará situaciones favorables, pero insisto en que a los atacantes del Barça les faltan goles.

6 Centrales- Pueden ser la clave de la eliminatoria, de un lado y de otro. Al Barça le pesarán las bajas de Puyol y Mascherano, ya que Bartra es inexperto y nadie sabe cómo puede rendir en una eliminatoria de este calibre. Es su gran prueba de fuego, pero hubiera sido preferible que hubiera tenido minutos en más partidos de la temporada. Apenas ha jugado, por lo que su rendimiento es una incógnita. La otra opción es que juegue Abidal, no hay que descartarla por completo, pero parece demasiado arriesgado, aunque el sábado completó un encuentro perfecto, pero el Bayern no es el Levante.

Lo más flojo del Bayern son sus centrales Van Buyten y Dante, que no destacan por su velocidad y que sufren ante delanteros pequeños. Messi les va a hacer sufrir muchísimo, haciéndoles salir de su zona. Es ahí donde el Barça debe aprovechar para hacer daño, con diagonales al espacio que deje libre el central que salga a por Messi.

Pasa a la final: Bayern

La primera final de la Champions


Quienes echan de menos la antigua Copa de Europa hoy están de enhorabuena. Dos auténticos partidazos en dos eliminatorias de las de antaño. La Champions de verdad empezó para algunos en octavos, pero lo realmente bueno empieza en los cuartos. Hay equipos netamente inferiores con escasas opciones de pasar, pero para ellos estar en cuartos ya es un éxito. Si pueden dar la sorpresa y plantarse en semifinales ya sería épico.

Pero hay otros cuyo único objetivo es levantar la Copa en Wembley y a estas alturas ya no importa el rival porque todos son muy duros y nadie regala nada. Cualquier amante del fútbol disfrutará de estos ocho partidos. Hay una eliminatoria por encima del resto, con mucha diferencia.

Bayern – Juventus

Es la primera eliminatoria de esta edición de la Champions en la que se enfrentan dos candidatos al título. Algunos pensarán que en el Madrid-Manchester ya lo hicieron, pero yo no veía a los ingleses optando al título, la verdad. Alemanes e italianos se verán las caras en el enfrentamiento más bonito de los cuartos de final y el que menos interés despierta en la prensa nacional, algo que es lógico por otra parte.

Es difícil dar un favorito para pasar a semifinales. El Bayern dejó dudas en la vuelta ante el Arsenal, pero es un equipazo y ese tropiezo es lógico después de tener un 1-3 de renta. Me llamó la atención cómo jugó el Bayern los últimos minutos de aquel partido de vuelta. No dejó que el Arsenal saliera de su campo, no dieron ni una sola opción a los gunners de acercarse a la portería de Neuer. Hacía tiempo que no veía unos minutos decisivos jugados tan bien, lo que demuestra la categoría y la madurez de este equipo. Además, el sábado demostraron estar en buena forma metiéndole 9 al Hamburgo. ¿Será capaz Guardiola de mejorar este equipo? Eso lo sabremos después del verano.

A lo que íbamos, el partido de esta tarde. Dominará el Bayern y la Juve esperará replegada atrás intentando cazar una contra. Buffon asegura que la defensa formada por Bonucci, Barzagli y Chiellini es la mejor que ha tenido nunca. Será un gran duelo ataque-defensa, porque la línea de atacantes es lo mejor del Bayern. No sé si la Juve se ha medido a algún equipo tan potente como el bávaro en los últimos años. Los dos tienen sus ligas prácticamente ganadas, pero es diferente la experiencia de los alemanes frente a la de los italianos, aunque la mayoría de jugadores de la ‘Vecchia signora’ tiene gran experiencia internacional y han jugado este tipo de encuentros. No hay que olvidar que la Juve hace unos años estuvo en la Serie B y este año ha vuelto a la Champions tras varias temporadas ausente.

Uno de los factores clave es la defensa del Bayern, la línea más débil del equipo. La Juve tendrá sus opciones si sabe aprovechar bien las pocas ocasiones de las que disponga.

La Juve no ha caído a doble partido contra un equipo alemán desde hace 37 años, desde entonces 6 de 6 (vía @misterchip). Otro dato interesante es que con Chiellini en el once los de Conte sólo han perdido un partido, aún así creo que pasarán los alemanes.

Pasa: Bayern de Munich

PSG-Barcelona

¿Habrá aprendido el Barça la lección de Milán? De los ocho cuartofinalistas el equipo de Vilanova es el único que tuvo que lograr una machada en la vuelta de los octavos. Dudo que vuelvan a tropezar en la misma piedra, la verdad, aunque el PSG tiene mucha más pegada que el Milan es un conjunto mucho más anárquico que el italiano y tampoco se ha medido a un rival superior hasta la fecha. Son los dominadores del campeonato francés, con una plantilla superior al resto, y en Champions han sufrido ante Oporto y Valencia, dos conjuntos muy inferiores al Barcelona.

El partido de esta noche depende en gran medida de los parisinos. Sabemos quienes jugarán en el Barça y cómo lo harán. La duda está en los franceses. Partiendo de la base de que no veo a los de arriba defendiendo como posesos, es un equipo que se puede partir a la mínima de cambio. Verrati y Matuidi, muy buenos los dos, serán los encargados de darle equilibrio al equipo y ayudar a la defensa. Sin la ayuda de los de arriba no creo que lleguen a todas las coberturas y el Barça puede sacar provecho de su superioridad con el balón. No hay que olvidar que ambos son algo inexpertos y no descartaría que Ancelotti sacase a Motta para ayudarles, por lo que dejaría en el banquillo a Lavezzi, Pastore o Moura, lo que mermaría el ataque. La teoría de la manta, si te tapas el cuello te destapas los pies, en esa estará Ancelotti a estas alturas.

No creo que al PSG le convenga plantear un partido demasiado defensivo. Si hace lo mismo que el Milan en San Siro Ibrahimovic apenas pisará el área de Valdés. No es un jugador que disfrute en las contras y la velocidad no es su mejor arma. Los tres que juegan por detrás sí que son peligrosos con espacios, pero ya sabemos que suben con facilidad, pero les cuesta un mundo volver. Ahí es donde el Barça debe sacar partido. Mucho más acostumbrado a partidos de este tipo y de darle ritmo a los mismos.

Veo el partido similar al Francia-España del martes pasado, con los franceses sabiéndose inferiores, pero sabedores de que gozarán de ocasiones. El Barça dominará, eso está claro, pero su dominio debe traducirse en ocasiones, justo lo que no pasó en Milán. Quiero ver cómo responden los franceses después de un rato persiguiendo la pelota, pero cuanto más lejos estén de la portería culé menos opciones tendrán de llegar a semifinales. El Barça ya ha demostrado de lo que es capaz en el Camp Nou, pero el PSG nunca ha caído eliminado en una eliminatoria ante un equipo español. ¿Será esta la primera vez?

Pasa: Barcelona

Las claves del Barça


20130312-123914.jpg

Partido de vuelta de los octavos de final de la Champions League entre Barcelona y Milan. Los italianos llegan al Camp Nou con la ventaja que les da el 2-0 logrado en la ida, por lo que no es de extrañar que monten el autobús delante de la portería de Abbiati, al que el Barça no puso en apuros hace unas semanas. El de San Siro probablemente sea el peor partido de los últimos años del Barcelona, que está obligado a hacer una gesta si quiere estar en el bombo del próximo viernes.

Estas son las claves del partido:

Estado físico- Si el Barça no está bien fisicamente será muy dificil que pase. Es una condición fundamental, porque si los jugadores no están a tope será imposible que mantengan el ritmo que deben darle al partido. Los jugadores del Milan jugarán a la defensiva, metidos muy atrás y su desgaste será menor.

Se desconoce cual ha sido la preparación física del Barça en las últimas semanas, pero está claro que si no se recupera el tono físico de hace unos meses será muy complicado pasar de ronda.

Presión- La presión está directamente relacionada con el plano físico. Si están bien podrán presionar arriba y robar el balón con mayor facilidad, por lo que la defensa correrá menos peligro y se generarán más y mejores ocasiones de gol. La presión es una de las señas de identidad del Barça de hace unos meses y que en el último mes ha brillado por su ausencia. Es practicamente imposible que pasen si no realizan una buena presión.

Circulación de balón- Roura debería poner el video del partido de ida en el vestuario para que los jugadores se den cuenta de lo que no deben hacer. Nada de mover el balón sin intensidad y sin movimiento de jugadores. Si no se le imprime intensidad y no hay balones en profundidad es darle facilidades al rival. Es fundamental el factor sorpresa y que los jugadores tiren desmarques al hueco desde la segunda línea.

Posicionamiento- Este aspecto es fácil de explicar, pero difícil de llevar a cabo porque depende del equipo rival. Si el Milan no mete las dos líneas de cinco en la frontal será más sencillo, pero si se encierran será una versión del partido del Inter de hace unos años.

No por amontonar jugadores arriba se va a atacar más y mejor. El Barça debe mover el balón y que los jugadores se incorporen desde atrás sorprendiendo a los rivales, cobrando especial importancia los laterales. Alves y Alba acabarán como extremos, pero no deben estar en esa zona sino llegar desde atrás y sorprender. Fundamentales los cambios de juego de una banda a otra y generar superioridades en las bandas, aunque esto último se antoja complicado con el catenaccio que prepara Allegri.

Defensa- No es cosa unicamente de los cuatro defensas y Busquets, todo el equipo debe aportar. El Milan saldrá a defender, pero tendrá sus oportunidades a la contra, eso no lo duda nadie. Es importante no encajar goles, pero el Barça tampoco puede pensar en marcar sólo dos goles, porque puede que no sean suficientes.

Cabeza- Será un partido largo, muy largo, y no es descartable que haya prórroga, por lo que los jugadores deben tener paciencia y estar concentrados en todo momento. Es fundamental acabar las jugadas, mejor tirar el balón fuera a que el Milan arme una contra.

La eliminatoria empieza perdida, pero los jugadores no le deben perder la cara al partido. Esto es fútbol y en el partido pasarán miles de cosas y puede que en un momento estés con los dos pies fuera y minutos después clasificado. Que se lo pregunten al Madrid la semana pasada…

Alineación- Creo que Puyol no está bien fisicamente y aunque su espíritu es fundamental saldría con Mascherano, que está más rápido y al cruce va como nadie. Además la salida de balón del argentino es mejor que la del capitán. Sus balones a la espalda de la defensa pueden ser muy validos en caso de que el Milan no esté muy atrás.

Arriba es Messi y dos más, pero es la gran duda que tengo. No saldría con Pedro, que está en un estado pésimo de forma y no me fío de Alexis, por lo que pondría a Tello a abrir el campo y a Villa que es el jugador que más gol tiene de la plantilla tras Messi. Al Guaje le van este tipo de partidos y siempre rinde, como ha demostrado en la selección.

Mi alineación sería la siguiente: Valdés; Alves, Mascherano, Piqué, Alba; Busquets, Xavi, Iniesta; Tello, Messi y Villa.

Posibilidades: Barça 20% Milán 80%

Mourinho ante el espejo


El planteamiento del United en Old Trafford lo firmaría el mismismo Mourinho

El planteamiento del United en Old Trafford lo firmaría el mismismo Mourinho

El Real Madrid juega esta noche un partido especial, el típico encuentro que los futbolistas siempre sueñan con disputar. Visitan Old Trafford, uno de los estadios con más solera y renombre del viejo continente.

El gran problema para los blancos es que comenzarán el duelo con la eliminatoria a favor del Manchester United, pero con 90 minutos por delante para darle la vuelta. El Madrid debe ganar o empatar marcando como mínimo dos goles, lo que no es imposible, pero si harto difícil al tratarse de Old Trafford.

José Mourinho no es tonto y empezó a jugar el partido de vuelta en cuanto pisó la sala de prensa del Bernabéu después del 1-1 de la ida. Allí señaló que la mentalidad inglesa no le permitiría al United salir a defender en su propia casa. Se equivoca y mucho. ¿Acaso no tenía el Chelsea mentalidad inglesa la temporada pasada? ¿o el propio United en el Camp Nou ante el Barça en aquellas semifinales de hace unos años? Aquí cada uno defiende sus intereses de la mejor forma que sabe hacerlo, nada más.

Ferguson va a plantearle un partido a la defensiva a Mourinho, de eso no hay duda. Tiene la eliminatoria de cara y no va a arriesgar lo más mínimo a menos que sea estrictamente necesario. Sabe que si adelanta la defensa y le da espacios al Madrid los blancos estarán en el sorteo de cuartos de final. Es una partida de ajedrez y cada técnico mueve sus piezas. Estrategia pura y dura.

El United estará agazapado cerca de De Gea para no darle metros a Cristiano y saldrá a la contra para intentar que Van Persie cace alguna arriba. El holandés demostró en el Bernabéu de lo que es capaz y es la gran amenaza de los ingleses. Lo que más le preocupa a Mou es que sea el Madrid quien tenga que tomar la iniciativa del encuentro. Ferguson les va a regalar el balón y serán ellos quienes deban proponer algo, el United jugará a lo que le gusta jugar al Madrid, penalizando cualquier perdida de balón y convirtiéndolas en contras peligrosas por el potencial ofensivo de los ‘red devils’.

De ahí el título de este post. ¿Sabrá el portugués cómo abrir el muro inglés? La teoría dice que la mejor forma de hacerlo es moviendo el balón con rapidez y entrando desde la banda, pero tal vez Mourinho tenga algún plan especial para Old Trafford. En días como hoy es cuando debe demostrar que el apodo de ‘the special one’ es merecido.

A pesar del resultado de la ida creo que el Madrid tiene muchas posibilidades de pasar. Las dos victorias sobre el Barcelona les ha dado una moral tremenda. Seguro que cualquier madridista preferiría jugar esta noche en el Camp Nou antes que en ‘el teatro de los sueños’.

¿Último partido de Xabi en Old Trafford?

¿Último partido de Xabi en Old Trafford?

Xabi Alonso no ha ganado nunca en Old Trafford. Sus cuatro visitas con el Liverpool fueron derrotas. No sabemos si este será su último partido en ese estadio, tal vez, por eso me gustaría que ganase el Madrid, para que Xabi pueda presumir de haber ganado en Old Trafford al menos una vez en su carrera. Si lo consigue, seguro que toda la afición ‘Red’ lo celebra como si fuera una victoria propia. Xabi sigue siendo muy querido a orillas del Mersey.

Durante muchos años el equipo que era capaz de ganar en el estadio del United era el que levantaba la orejona a final de temporada. Hace años esta estadística se rompió, pero puede que esta temporada vuelva a hacerse realidad.

La goleada pudo ser escandalosa


Barcelona_-_Real_Madrid

¡La de vueltas que puede dar una eliminatoria de Copa del Rey en un mes! Después del partido de ida en el Bernabéu se consideró que el Barça había sido mejor y que dejó escapar vivo al Real Madrid. En el partido de vuelta las tornas cambiaron y el Madrid le pegó un soberano repaso al equipo culé. Parecía que en Milán habían tocado fondo, pero no, el Barça sigue en un más que preocupante bache y si el partido de Copa no terminó en goleada fue porque los blancos levantaron el pie.

El equipo de Roura/Vilanova está fundido. Creo que es fundamental comenzar por este punto el análisis porque es la clave. Esta Barça no se parece en nada al de hace unos meses, se nota en todos los aspectos, no hay desborde de ningún jugador, pero lo peor de todo es que no hay presión sobre el rival. Sin ella este equipo es mucho más vulnerable, como ha quedado demostrado.

Durante los años de Guardiola el Barça siempre sufría un bache en enero. Es probable que esta temporada la carga física de los entrenamientos se haya programado para estas fechas y que por eso el equipo esté así. Desconozco cual es la preparación física del Barça a estas alturas, pero que no están frescos lo ve todo el mundo. Para colmo juegan siempre los mismos: Vale que son los mejores, pero muchos de ellos no son ni la sombra de los jugadores que son. El único que ayer no estuvo mal fue Iniesta, aunque tampoco brilló como en él es habitual.

El Madrid fue mucho más equipo que el Barça en el Camp Nou, de eso no hay duda. Los locales apenas inquietaron a un Diego López que no ha tenido una noche más placida en Barcelona. Al comienzo de la segunda parte, los de Roura eran un equipo plano, sin ideas y que no generaba peligro. En ese momento pedían un cambio a gritos, cambiar algo que alterase el encuentro. Meter a Villa o a Tello por un Pedro fundido hubiera sido buena idea, pero el cambio llegó ya con el 0-2 y teniendo que meter tres goles para superar la eliminatoria.

Mourinho, a diferencia de otras ocasiones, plantó la línea defensiva muy lejos del área. Con las líneas adelantadas creó una jaula de la que el Barça no supo escapar. Cuando los culés atacaban si que se retrasaban, pero sin llegar a defender dentro del área como hizo el Milan en la Champions.

El físico es clave en este juego, de eso no hay duda. El Madrid ha perdido muchos puntos en Liga por no estar a tope y es el gran handicap que tienen hasta final de temporada. La diferencia que tienen respecto al Barça es irrecuperable, pero estando bien fisicamente pueden aspirar a la Champions. La pegada del Madrid con un Cristiano pletórico sólo la tiene un equipo, pero no pasa por su mejor momento ahora mismo…

El partido de Manchester es el gran objetivo de los blancos. No se parecerá nada al de Copa, porque los ingleses son un equipo que juegan más como el Madrid que como el Barça. Ahora mismo tienen la eliminatoria a favor y regalarán la posesión a los de Mourinho, que se muestran mucho más cómodos jugando a la contra que dominando los encuentros. Ferguson sabe que en Old Trafford tendrán ocasiones, por lo que intentará que el Madrid descuide su retaguardia para que Van Persie pueda hacer de las suyas.

La Real se despide de San Mamés a lo grande (1-3)


Una victoria histórica

Una victoria histórica

Cuando a media tarde el twittero Txitxo Díaz (@txitxoirun) adelantó que Montanier había decidido dejar a Vela en el banquillo pensé que el francés se había vuelto loco, y no fui el único. “Montanier se inmola en La Catedral” podía haber sido el título de este texto, pero una vez visto el partido el titular correcto debió ser: “Montanier gana a la ruleta rusa en San Mamés”. El técnico de Vernon fue uno de los protagonistas del derbi, de eso no cabe la menor duda, pero vamos por partes.

Vela fue suplente, por lo que la Real Sociedad empezó el partido dando ventaja al Athletic. ¿Qué pasaría si Mourinho dejase a Cristiano en el banquillo o Roura a Messi en el partido del martes? Mejor no pensarlo, pero es lo que hizo Montanier. Reservar a su máximo goleador y jugador más desequilibrante por decisión técnica. La jugada le salió redonda, pero el tiro también le pudo salir por la culata, porque la Real sin Vela no fue superior al equipo bilbaíno. 

El guión de la primera parte fue el esperado por todos, Montanier incluido. Dominio inicial del Athletic más por casta que por fútbol. Los de Bielsa llegaban al Derbi después de dos derrotas consecutivas y con muchísimas dudas. El técnico rosarino volvió a apostar por Raúl Fernández en la portería, que no se estrenaba en un partido de estas características, pero su inexperiencia resultó decisiva en la segunda parte.

En el primer acto se jugó el partido que Bielsa había diseñado, un correcalles constante sin ningún tipo de control, exactamente lo que más le podía perjudicar a la Real, que necesitaba que Illarramendi se hiciera con el mando del partido, pero con la velocidad a la que jugaban ambos conjuntos era misión imposible tratar de ralentizarlo.

El Athletic llegaba más y creaba más ocasiones, pero Bravo estuvo seguro y desvió todas las que fueron a puerta. Nada pudo hacer ante el obús de Ibai Gómez, uno de los goles de la Liga sin discusión. El rojiblanco emperchó un centro desde la banda izquierda según le llegó y Bravo sólo pudo aplaudir. Un golazo en toda regla.

El partido se ponía complicado para la Real, por debajo en el marcador y con un ambiente de lo más hostil en contra. Pero este equipo ha progresado mucho en estos meses. El año pasado en esa situación el segundo gol no hubiera tardado en llegar debido a la debilidad anímica del equipo, pero en San Mamés quedó claro que las cosas han cambiado, el equipo ha madurado. La demostración de ello fue que en vez de perder la cara al partido se fueron a por el Athletic sin nada que temer.

Griezmann volvió en el momento más oportuno

Griezmann volvió en el momento más oportuno

Griezmann sólo tardo tres minutos en empatar y silenció La Catedral. El Athletic empezaba a perder el último Derbi que se disputaba en su estadio. Chory Castro le puso un excelente balón al francés, un centro que hubiera firmado el mismísimo Javi De Pedro, que el ‘7’ cabeceó a la red.

A pesar de que el Athletic había hecho más méritos para llegar al descanso con ventaja, el marcador señalaba 1-1 al término de los primeros 45 minutos. Para unos el resultado era injusto, mientras que para los otros era excesivo premio para el juego que habían realizado.

Apoteosis realista

La segunda mitad fue totalmente opuesta a la primera. La Real se hizo dueña del balón y aunque la posesión no se tradujo en muchas ocasiones, controló el partido al ritmo que marcaba un Illarramendi que crece a pasos agigantados.

El gol de Griezmann fue un auténtico mazazo para el equipo y la parroquia rojiblanca, que han olvidado los éxitos de la pasada campaña y este año lucharán por evitar el descenso. El Athletic no estuvo en la segunda parte de San Mamés, lo demostró De Marcos haciendo una falta absurda que derivó en el segundo gol. Es un equipo desquiciado por tanta polémica extradeportiva y los jugadores acaban pagando todo eso en el terreno de juego. Raúl Fernandez pagó su inexperiencia regalándole un gol a un Agirretxe que estuvo ahí con la caña preparada. El balón botó justo delante del portero y a trancas y barrancas el delantero de Usurbil lo mandó a la red.

A partir de ese momento el Athletic desapareció. Once jugadores deambulaban por el césped, más perdidos que un esquimal en el desierto. A Montanier le salió la jugada redonda, con el marcador a favor retiró a Agirretxe y dio entrada a Vela, más dinamita para acabar de hundir la nave rojiblanca.

Para certificar el éxito del experimento del técnico francés, Vela remató a los leones. Zurutuza, que acababa de entrar por Chory, le puso un balón genial al mexicano, que acomodó el cuerpo a la perfección y colocó el balón sutilmente lejos del alcance de Raúl. La mejor formal posible de finalizar una transición perfecta. Vela celebró su undécimo gol junto a la afición, exultante después de ver a su equipo ganar un partido que siempre es especial. La noche a la intemperie para conseguir las entradas estaba absolutamente justificada. Una victoria como la de la Real en San Mamés no se paga con dinero, ninguno de los allí presentes podrá olvidar esa fría noche en el vetusto estadio rojiblanco.

Vuelve el rey de la Champions


Puede que este título sea un tanto contradictorio, pero además del partidazo del día, que es el Milan-Barça, esta noche Didier Drogba vuelve al torneo que le coronó la temporada pasada en un remozado Galatasaray.

Milan – Barcelona

El Barça es favorito, para el partido de hoy, para pasar la eliminatoria y para llegar a la final de Wembley, pero primero deberá superar a un Milan que no se lo pondrá nada fácil. El Milan no es el equipo que maravilló en los ochenta y noventa, ni el que ganó varias Champions en la última década, pero es un grande y merece todos los respetos.

Los italianos no podrán contar con su nueva estrella, el díscolo Balotelli, ya que jugó con el City en la fase de grupos. Desde que el delantero llegó en el mercado invernal no han perdido, pero está por ver cómo funciona el equipo sin su gran estrella. El Milan siempre ha tenido grandes jugadores y los sigue teniendo. El Shaarawy ha explotado este año y formará en ataque con Boateng y Pazzini, pero por detrás el nivel baja sobremanera. Miras la plantilla del equipo más laureado de Italia, cuentan son siete Copas de Europa, y te das cuenta de que cualquier tiempo pasado fue mejor, no hay comparación posible con el Barça.

Los de Tito Vilanova (hoy estará Jordi Roura en el banquillo) cuentan con el mejor jugador del mundo y casi una decena de jugadores de la mejor selección actual, lo que debe ser una garantía más que suficiente, pero esto es fútbol y todo puede pasar. No se puede subestimar al Milan, pero lo lógico sería que el Barça ganase hoy y dejase la eliminatoria practicamente sentencida. Además, después de la exhibición del Bayern en el Emirates querrán demostrar que ellos son los favoritos al título.

Pasa: Barcelona

drogba-galatasaray

Galatasaray – Schalke

Altintop, Felipe Melo, Riera y Eboue. Parece una reunión de viejos rockeros, pero son algunos de los jugadores que saldrán de inicio en el equipo turco. Jugadores curtidos en mil batallas con muchísima experiencia en partidos internacionales. A ellos hay que sumar a Sneijder, recién llegado del Inter y a Didier Drogba, que tras su periplo en el fútbol chino vuelve a Europa y a su competición fetiche. Es probable que el delantero empiece el partido en el banquillo, pero seguro que Fatih Terim le dará minutos.

Los alemanes tratarán de enfriar el infierno que tendrán que vivir en Estambul con el potencial de su ataque, en el que sigue destacando Huntelaar. Para muchos, entre los que me incluyo, el Schalke se le queda pequeño al delantero holandés, ya que podría estar jugando en un equipo mejor. Pero esa es otra historia.

Keller debuta en Champions después de haber sustituido a Huub Stevens en el banquillo. El anterior técnico consiguió el pase a octavos como primero de grupo, pero este hecho no fue suficiente para continuar al frente del equipo de Gelsenkirchen. En el mercado invernal perdieron a Holtby, que se fue al Tottenham, y para suplirle llegó Michel Bastos, procedente del Lyon y que ha destacado en los partidos que ha disputado con su nuevo equipo.

Se trata de una de las eliminatorias más abiertas de los octavos de final y una de las pocas en las que podría caer el cabeza de serie.

Pasa: Galatasaray.