Dos goleadas muy parecidas


20130425-120455.jpg

La gran diferencia entre las derrotas del Madrid y Barça ante sus rivales alemanes es que la de los catalanes se veía venir. Nadie podía prever semejante repaso, pero el equipo de Vilanova ya había dado muestras en los último partidos europeos de no pasar por su mejor momento. El Bayern demostró que están muy lejos de lo que llegó a ser el Barça.

La situación del Madrid antes del partido de Dortmund era muy diferente. Un equipo que llegaba en el mejor momento de la temporada (tras eliminar en Copa a un pobre Barça) y pleno de moral, pero el Borussia demostró que ese gran momento era un espejismo.

Pero vayamos por partes. El martes el Bayern pasó por encima de un Barcelona triste. La situación física de varios jugadores no es la óptima, pero no nos engañemos, el Bayern hubiera ganado también aunque el Barça hubiera estado a tope. Uno de los problemas de los culés es que los goles y los récords de Messi han ido tapando las carencias del equipo, que cada día son mayores. El Barça quería jugar en el Allianz, pero el Bayern no le dejaba. Los azulgrana recurrieron a la posesión para evitar que los locales le hicieran daño, pero la presión germana les pudo y las ocasiones se sucedieron durante todo el partido. Es cierto que el árbitro estuvo fatal, pero creo que todos tuvimos la sensación de que si el Bayern hubiera necesitado meter más goles los habría marcado a poco que hubieran forzado la máquina.

Ya habrá tiempo para analizar los motivos de la debacle blaugrana, pero Guardiola advirtió que en esta plantilla había que hacer una limpia que él no quiso hacer. No sé si Zubizarreta y Vilanova son los indicados para hacerla, teniendo en cuenta su afinidad con los jugadores. Lo que está claro es que con dos fichajes no se arregla el desaguisado del Barça. Este verano tendrán que acertar con los fichajes, pero no será nada fácil.

A buen seguro que más de un culé pensó anoche ¿y por qué no fichamos a Lewandowski? ¿O a Reus? La verdad es que serían grandes refuerzos, especialmente el segundo, porque además parece que el polaco se va al Bayern. Los bávaros serán el enemigo a batir el próximo curso, pero no hay que menospreciar a un Dortmund que lleva dos años reinventándose. Perdieron a Barrios, Sahin, Kagawa y ahí están, rozando la final de la Champions. Habrá que ver qué hace Michael Zorc (director deportivo) con los 37 millones que recibirá por Götze, seguro que ya tiene alguna perla en cartera.

El planteamiento de Klopp en la ida de las semifinales fue brillante. Demostró conocer a la perfección a su rival, presionando perfectamente la salida de balón, lo que originó la desconexión de Cristiano del resto del equipo. Encima de Xabi siempre estaba un alemán, y a Pepe le dejaron jugar a su aire, por lo que rifaba el balón constamente. Para colmo Gundogan se movió como Pedro por su casa sin ninguna presión rival, lo que hizo que el Dortmund jugase con toda la comodidad del mundo.

Lewandowski, con sus cuatro goles, ya ha engrosado la leyenda negra del Real Madrid. Será el gran peligro de cara a la vuelta, pero sin perder de vista las diagonales de Reus y Götze,que anoche martirizaron a la zaga blanca.

Lo peor de los dos equipos españoles en la ida de las semifinales de Champions ha sido la sensación de indolencia. El partido del Barça parecía uno de alevines contra juveniles, no hubieran marcado ni jugando dos días más. Algo parecido le pasó al Madrid, que se fió completamente de un Cristiano que no estuvo fino, pero el resto de sus jugadores ofensivos tampoco dieron sensación de poder generar peligro en ningún momento.

La remontada del Barça es imposible. Una cosa es meter 4 goles al Milán y otra 5 al rodillo alemán. El orgullo del Madrid dice que se puede remontar, hay una ligera posibilidad y me parece muy bien que se aferren a ella, pero no hay que olvidar que los alemanes también juegan, y muy bien por cierto…

La Real enseña el camino


Prieto sigue aumentando su leyenda en Madrid

Prieto sigue aumentando su leyenda en Madrid

La Real Sociedad volvió a hacer este fin de semana lo que ningún equipo había conseguido esta liga: ganar al Atlético en el Calderón. Después de la machada de superar al invicto Barça en Anoeta los de Montanier se propusieron el más difícil todavía y se marcaron una machada de las que tardan en olvidarse.

Ganar la misma temporada en la Rosaleda, Mestalla, San Mamés y el Calderón está al alcance de muy pocos conjuntos. Estos cuatro estadios han albergado competiciones europeas esta campaña, lo que le da todavía más valor a la gesta de la Real. Eran, teóricamente, equipos superiores con un presupuesto mucho mayor, pero el equipo de Montanier ha sabido crecer e imponerse en campos en los que es muy difícil puntuar.

El Calderón era el estadio más inexpugnable de la Liga. Las cifras están ahí. El Atlético había ganado los 14 partidos que había disputado allí, hasta que llegó la Real. Después de silenciar Bilbao con aquel memorable 1-3 cualquier realista soñaba con hacer algo grande a orillas del Manzanares.

Lo que parecía una quimera se consiguió. En un encuentro muy duro y ante un rival que peleaba todos los balones como si fueran el último se consiguió una victoria de categoría. Si hace una semana decíamos que el equipo no había defendido bien ante el Betis, en el Calderón sucedió todo lo contrario. La misión era dejar la portería a cero y los soldados de Monty se empeñaron en llevarla a cabo.

El técnico francés quiso reforzar el centro del campo y dejó a Agirretxe en el banco y dio entrada a Illarramendi, ausente ante el Betis por lesión. Con un hombre más en medio se perdió llegada y los atacantes apenas pusieron en apuros a un Courtois que sólo había  recibido cinco goles en casa.

La primera parte tuvo poco fútbol. Muchos balones disputados, pero la Real se defendía bien y el Atlético lo intentó desde lejos al no poder penetrar en la defensa blanquiazul. Lo más destacable fue una entrada de Arda Turan a Illarramendi con los tacos por delante que podía haber lesionado al mutrikuarra. Ayza Gámez lo vio, pero no se atrevió a expulsar al turco, que no debió llegar al descanso porque hizo una falta clara a Vela al borde del área y en la falta posterior golpeó el balón con la mano. Tampoco era de esperar que Ayza echase una mano a la Real.

La Real ya es capaz de ganar en cualquier campo

La Real ya es capaz de ganar en cualquier campo

Tras el descanso el Atlético salió enchufadísimo y con la misión de batir a Bravo lo antes posible. Fueron los minutos más complicados del partido porque la Real no estuvo tan fina como en la primera parte. Cuando parecía que el gol del Atlético no tardaría en llegar la Real pegó su zarpazo. Griezmann montó la contra y puso un balón a Prieto que se quedó solo delante de Courtois al que batió por bajo. Era el cuarto gol del capitán realista en Madrid en dos meses, se crece cuando juega allí. Es justo decir que el linier no vio que Prieto estaba en fuera de juego cuando Griezmann le dio el pase, pero no es un error que se le pueda achacar a Ayza Gámez, sino a su auxiliar.

Con el 0-1 en el marcador la Real se dedicó a defender y a hacer lo que hacen muchos equipos en Anoeta, pertrecharse delante del portero en dos líneas muy difíciles de batir. En el Calderón quedó demostrado que es muy complicado crear ocasiones cuando un equipo se sitúa así. El Atlético tuvo oportunidades para empatar, no muchas, pero alguna tuvo. Entre Bravo y unos defensas que estuvieron sobresalientes consiguieron mantener la puerta a cero y llevarse los tres puntos a San Sebastián.

Los realistas no se llevaron más puntos de milagro de Madrid, puesto que Diego Costa pisó a propósito a Agirretxe cuando el de Usurbil estaba en el suelo. El árbitro vio la acción pero no consideró oportuno expulsar al brasileño, al que sus malas artes empañan el excelente futbolista que es.

Hay que pensar ya en el Valladolid y en sumar los tres puntos en Anoeta. Los dos últimos partidos ante Betis y Levante se saldaron en empates, por lo que es fundamental volver a ganar en casa.

La goleada pudo ser escandalosa


Barcelona_-_Real_Madrid

¡La de vueltas que puede dar una eliminatoria de Copa del Rey en un mes! Después del partido de ida en el Bernabéu se consideró que el Barça había sido mejor y que dejó escapar vivo al Real Madrid. En el partido de vuelta las tornas cambiaron y el Madrid le pegó un soberano repaso al equipo culé. Parecía que en Milán habían tocado fondo, pero no, el Barça sigue en un más que preocupante bache y si el partido de Copa no terminó en goleada fue porque los blancos levantaron el pie.

El equipo de Roura/Vilanova está fundido. Creo que es fundamental comenzar por este punto el análisis porque es la clave. Esta Barça no se parece en nada al de hace unos meses, se nota en todos los aspectos, no hay desborde de ningún jugador, pero lo peor de todo es que no hay presión sobre el rival. Sin ella este equipo es mucho más vulnerable, como ha quedado demostrado.

Durante los años de Guardiola el Barça siempre sufría un bache en enero. Es probable que esta temporada la carga física de los entrenamientos se haya programado para estas fechas y que por eso el equipo esté así. Desconozco cual es la preparación física del Barça a estas alturas, pero que no están frescos lo ve todo el mundo. Para colmo juegan siempre los mismos: Vale que son los mejores, pero muchos de ellos no son ni la sombra de los jugadores que son. El único que ayer no estuvo mal fue Iniesta, aunque tampoco brilló como en él es habitual.

El Madrid fue mucho más equipo que el Barça en el Camp Nou, de eso no hay duda. Los locales apenas inquietaron a un Diego López que no ha tenido una noche más placida en Barcelona. Al comienzo de la segunda parte, los de Roura eran un equipo plano, sin ideas y que no generaba peligro. En ese momento pedían un cambio a gritos, cambiar algo que alterase el encuentro. Meter a Villa o a Tello por un Pedro fundido hubiera sido buena idea, pero el cambio llegó ya con el 0-2 y teniendo que meter tres goles para superar la eliminatoria.

Mourinho, a diferencia de otras ocasiones, plantó la línea defensiva muy lejos del área. Con las líneas adelantadas creó una jaula de la que el Barça no supo escapar. Cuando los culés atacaban si que se retrasaban, pero sin llegar a defender dentro del área como hizo el Milan en la Champions.

El físico es clave en este juego, de eso no hay duda. El Madrid ha perdido muchos puntos en Liga por no estar a tope y es el gran handicap que tienen hasta final de temporada. La diferencia que tienen respecto al Barça es irrecuperable, pero estando bien fisicamente pueden aspirar a la Champions. La pegada del Madrid con un Cristiano pletórico sólo la tiene un equipo, pero no pasa por su mejor momento ahora mismo…

El partido de Manchester es el gran objetivo de los blancos. No se parecerá nada al de Copa, porque los ingleses son un equipo que juegan más como el Madrid que como el Barça. Ahora mismo tienen la eliminatoria a favor y regalarán la posesión a los de Mourinho, que se muestran mucho más cómodos jugando a la contra que dominando los encuentros. Ferguson sabe que en Old Trafford tendrán ocasiones, por lo que intentará que el Madrid descuide su retaguardia para que Van Persie pueda hacer de las suyas.

Vuelve el rey de la Champions


Puede que este título sea un tanto contradictorio, pero además del partidazo del día, que es el Milan-Barça, esta noche Didier Drogba vuelve al torneo que le coronó la temporada pasada en un remozado Galatasaray.

Milan – Barcelona

El Barça es favorito, para el partido de hoy, para pasar la eliminatoria y para llegar a la final de Wembley, pero primero deberá superar a un Milan que no se lo pondrá nada fácil. El Milan no es el equipo que maravilló en los ochenta y noventa, ni el que ganó varias Champions en la última década, pero es un grande y merece todos los respetos.

Los italianos no podrán contar con su nueva estrella, el díscolo Balotelli, ya que jugó con el City en la fase de grupos. Desde que el delantero llegó en el mercado invernal no han perdido, pero está por ver cómo funciona el equipo sin su gran estrella. El Milan siempre ha tenido grandes jugadores y los sigue teniendo. El Shaarawy ha explotado este año y formará en ataque con Boateng y Pazzini, pero por detrás el nivel baja sobremanera. Miras la plantilla del equipo más laureado de Italia, cuentan son siete Copas de Europa, y te das cuenta de que cualquier tiempo pasado fue mejor, no hay comparación posible con el Barça.

Los de Tito Vilanova (hoy estará Jordi Roura en el banquillo) cuentan con el mejor jugador del mundo y casi una decena de jugadores de la mejor selección actual, lo que debe ser una garantía más que suficiente, pero esto es fútbol y todo puede pasar. No se puede subestimar al Milan, pero lo lógico sería que el Barça ganase hoy y dejase la eliminatoria practicamente sentencida. Además, después de la exhibición del Bayern en el Emirates querrán demostrar que ellos son los favoritos al título.

Pasa: Barcelona

drogba-galatasaray

Galatasaray – Schalke

Altintop, Felipe Melo, Riera y Eboue. Parece una reunión de viejos rockeros, pero son algunos de los jugadores que saldrán de inicio en el equipo turco. Jugadores curtidos en mil batallas con muchísima experiencia en partidos internacionales. A ellos hay que sumar a Sneijder, recién llegado del Inter y a Didier Drogba, que tras su periplo en el fútbol chino vuelve a Europa y a su competición fetiche. Es probable que el delantero empiece el partido en el banquillo, pero seguro que Fatih Terim le dará minutos.

Los alemanes tratarán de enfriar el infierno que tendrán que vivir en Estambul con el potencial de su ataque, en el que sigue destacando Huntelaar. Para muchos, entre los que me incluyo, el Schalke se le queda pequeño al delantero holandés, ya que podría estar jugando en un equipo mejor. Pero esa es otra historia.

Keller debuta en Champions después de haber sustituido a Huub Stevens en el banquillo. El anterior técnico consiguió el pase a octavos como primero de grupo, pero este hecho no fue suficiente para continuar al frente del equipo de Gelsenkirchen. En el mercado invernal perdieron a Holtby, que se fue al Tottenham, y para suplirle llegó Michel Bastos, procedente del Lyon y que ha destacado en los partidos que ha disputado con su nuevo equipo.

Se trata de una de las eliminatorias más abiertas de los octavos de final y una de las pocas en las que podría caer el cabeza de serie.

Pasa: Galatasaray.

Varane se consagra en el clásico


Antes del partido de ida de semifinales creía que el Barça era favorito por la cantidad de bajas con las que afrontaba el Madrid el partido. Principalmente dos, las de Pepe y Ramos, el eje de la defensa blanca. Pensaba que sus sustitutos no iban a estar a la altura de un partido de estas circunstancias. En parte acerté, puesto que el partido de Carvalho no fue nada bueno, pero también fallé, porque el de Varane fue espectacular, demostrando ante todo el mundo el gran central que es y la rentabilidad de un fichaje para muchos años. Zidane dio en el clavo el día que recomendó su fichaje.

Además de marcar el gol que empató el encuentro, el defensa francés resultó decisivo también en defensa, haciendo las coberturas o evitando goles cantados. Después de semejante exhibición Mourinho tendrá un problema cuando recupere todos sus efectivos. O bien Varane volverá al banquillo o Ramos deberá ocupar el lateral derecho en detrimento de Arbeloa, pero lo que está claro es que el francés merece muchos más minutos de los que ha tenido hasta la fecha.

Varane está todavía formándose y creciendo como central. Seguro que prestó atención al partido de Piqué. No es fácil jugar un partido de este calibre con una amarilla desde el minuto uno de juego. El central del Barça completó un grandísimo encuentro, siendo el mejor defensa del equipo y midiendo a la perfección en cada una de sus acciones, ya que de haber cometido alguna falta podía haberse ido a vestuarios antes de tiempo.

Es una pena que tengamos que esperar casi un mes para disfrutar del partido de vuelta, el del Bernabéu fue de los clásicos más divertidos de los últimos años. Creo que vimos una mejor versión del Madrid de los últimos meses y un Barça un tanto espeso en ataque. Los de Roura apenas generaron ocasiones claras, pero también hay que reconocer que el equipo que estaba enfrente era el Madrid, y no es lo mismo jugar en el Bernabéu que en  Zorrilla.

Pienso que el Barcelona es favorito para pasar a la final, aunque también estoy seguro de que en el Camp Nou habrá goles y un empate a más de dos tantos favorece a los de Mourinho. Jugando en casa será complicado que el Barça no marque, pero la vuelta es dentro de un mes y en ese tiempo puede pasar cualquier cosa. Una lesión puede cambiar el signo de la eliminatoria. Esperemos que puedan jugar todos y brinden un espectáculo como el del Bernabéu.

La Supercopa de los chinos


La Federación española de fútbol recibió una jugosa oferta para que la Supercopa se disputase en Pekín, en el Nido de pájaro, como llevan años haciendo los italianos, que llevan hasta allí a sus campeones de Liga y Copa para recaudar la mayor cantidad de euros posibles. Pero en España los dos grandes dijeron que no. ¿Interesa en China algún otro equipo que no sea Madrid y Barça? Lo dudo mucho, pero es lógico que ninguno de los dos grandes quisiera irse hasta allí a jugar y que la Federación fuera la que se lleve el botín.

Lo que no es normal es que se plantease jugar en Pekín y el partido de esta noche se dispute a las 22:30 justo cuando peor le viene a los chinos. Si la cosa va de vender el producto seguro que se pueden encontrar mejores fórmulas, pero dudo que los dirigentes del fútbol español sean capaces de encontrarlas y menos aún de explotarlas.

Desde aquí animo a que la LFP mande a un becario todo el año a la Premier, se empape de cómo organizan la liga inglesa y copie absolutamente todo. Cuando vuelva que ponga en practica todo lo que ha visto y aprendido, por el bien del fútbol español que se están cargando los actuales dirigentes. Sé que es una quimera y que es imposible, pero muchos creemos que la autodenomiada “mejor liga del mundo” tiene muchas cosas que mejorar, muchísimas.

El primer clásico de Tito
Las encuestas dan como favorito al Barça después de la paliza a la Real del pasado domingo. No creo que el conjunto de Montanier fuese una buena vara para medir el potencial culé, puesto que en defensa fueron hermanitas de la caridad, aunque a favor del Barça cabe destacar que parece que se encuentran en un buen estado de forma, gracias a que han realizado toda la pretemporada en Barcelona. Está claro que las giras son beneficiosas desde el punto de vista económico, pero deportivamente son perjudiciales para la preparación de la plantilla, aunque ya sabemos que el dinero prima sobre todo lo demás, aunque no siempre.

Con descanso o sin él a Messi no se le ha olvidado marcar goles. Hizo dos a la Real y hoy amenaza a Casillas, una de sus víctimas favoritas. En frente no estará Pepe, que es baja debido al estremecedor choque con Iker el domingo en el partido ante el Valencia. El portugués tuvo que pasar la noche en observación. Hoy no jugará y el Madrid lo notará, ya que Pepe es uno de los mejores centrales del mundo y el sistema defensivo del conjunto blanco puede resentirse.

Mourinho planteará un partido como el último ganado en el Camp Nou. Ahí encontró la formula para ganar al Barça y probablemente repetirá, aunque en este caso parece que el Madrid no se encuentra a tope físicamente y para hacerle frente a los culés este aspecto se antoja fundamental.

La única cara nueva será Jordi Alba, ya que Song parece poco probable que juegue. Tito Vilanova se estrena en un clásico, esperemos que la Supercopa no acabe en trifulca como la pasada edición, mejor que sólo se hable de fútbol.