Dos goleadas muy parecidas


20130425-120455.jpg

La gran diferencia entre las derrotas del Madrid y Barça ante sus rivales alemanes es que la de los catalanes se veía venir. Nadie podía prever semejante repaso, pero el equipo de Vilanova ya había dado muestras en los último partidos europeos de no pasar por su mejor momento. El Bayern demostró que están muy lejos de lo que llegó a ser el Barça.

La situación del Madrid antes del partido de Dortmund era muy diferente. Un equipo que llegaba en el mejor momento de la temporada (tras eliminar en Copa a un pobre Barça) y pleno de moral, pero el Borussia demostró que ese gran momento era un espejismo.

Pero vayamos por partes. El martes el Bayern pasó por encima de un Barcelona triste. La situación física de varios jugadores no es la óptima, pero no nos engañemos, el Bayern hubiera ganado también aunque el Barça hubiera estado a tope. Uno de los problemas de los culés es que los goles y los récords de Messi han ido tapando las carencias del equipo, que cada día son mayores. El Barça quería jugar en el Allianz, pero el Bayern no le dejaba. Los azulgrana recurrieron a la posesión para evitar que los locales le hicieran daño, pero la presión germana les pudo y las ocasiones se sucedieron durante todo el partido. Es cierto que el árbitro estuvo fatal, pero creo que todos tuvimos la sensación de que si el Bayern hubiera necesitado meter más goles los habría marcado a poco que hubieran forzado la máquina.

Ya habrá tiempo para analizar los motivos de la debacle blaugrana, pero Guardiola advirtió que en esta plantilla había que hacer una limpia que él no quiso hacer. No sé si Zubizarreta y Vilanova son los indicados para hacerla, teniendo en cuenta su afinidad con los jugadores. Lo que está claro es que con dos fichajes no se arregla el desaguisado del Barça. Este verano tendrán que acertar con los fichajes, pero no será nada fácil.

A buen seguro que más de un culé pensó anoche ¿y por qué no fichamos a Lewandowski? ¿O a Reus? La verdad es que serían grandes refuerzos, especialmente el segundo, porque además parece que el polaco se va al Bayern. Los bávaros serán el enemigo a batir el próximo curso, pero no hay que menospreciar a un Dortmund que lleva dos años reinventándose. Perdieron a Barrios, Sahin, Kagawa y ahí están, rozando la final de la Champions. Habrá que ver qué hace Michael Zorc (director deportivo) con los 37 millones que recibirá por Götze, seguro que ya tiene alguna perla en cartera.

El planteamiento de Klopp en la ida de las semifinales fue brillante. Demostró conocer a la perfección a su rival, presionando perfectamente la salida de balón, lo que originó la desconexión de Cristiano del resto del equipo. Encima de Xabi siempre estaba un alemán, y a Pepe le dejaron jugar a su aire, por lo que rifaba el balón constamente. Para colmo Gundogan se movió como Pedro por su casa sin ninguna presión rival, lo que hizo que el Dortmund jugase con toda la comodidad del mundo.

Lewandowski, con sus cuatro goles, ya ha engrosado la leyenda negra del Real Madrid. Será el gran peligro de cara a la vuelta, pero sin perder de vista las diagonales de Reus y Götze,que anoche martirizaron a la zaga blanca.

Lo peor de los dos equipos españoles en la ida de las semifinales de Champions ha sido la sensación de indolencia. El partido del Barça parecía uno de alevines contra juveniles, no hubieran marcado ni jugando dos días más. Algo parecido le pasó al Madrid, que se fió completamente de un Cristiano que no estuvo fino, pero el resto de sus jugadores ofensivos tampoco dieron sensación de poder generar peligro en ningún momento.

La remontada del Barça es imposible. Una cosa es meter 4 goles al Milán y otra 5 al rodillo alemán. El orgullo del Madrid dice que se puede remontar, hay una ligera posibilidad y me parece muy bien que se aferren a ella, pero no hay que olvidar que los alemanes también juegan, y muy bien por cierto…

Bayern y Barça buscan la quinta


Bayern y Barça se miden en semifinales

Bayern y Barça se miden en semifinales

Se miden esta noche en el Allianz Arena el Bayern de Munich y el Barcelona. Dos de los equipos más potentes de la competición y con la sombra de Guardiola sobrevolando la eliminatoria.

Probablemente sean los mejores equipos de la Champions de los últimos años. El Barcelona lleva seis semifinales consecutivas y dos títulos, mientras que el Bayern ha llegado a dos de las últimas tres finales, perdiendo en ambas. Pero curiosamente no se han medido desde la primera temporada de Guardiola en el banquillo culé. Ambos equipos cuentan con 4 Champions en su palmarés y si este año sumasen la quinta no le sorprendería a nadie, puesto que ambos son -con el permiso del Madrid- los grandes favoritos al título.

El Bayern llega en mejor forma que el Barcelona, de eso no hay duda. Campeón de la Bundesliga desde la semana pasada, colecciona goleadas en la competición doméstica demostrando que es el equipo más en forma del continente. La apisonadora alemana asusta, y asusta más al pensar que el Barça no pasa por su mejor momento.

La semifinal copera ante el Madrid dejó tocado al Barça. Las eliminatorias ante Milan y PSG demostraron que cualquier equipo puede ganarles si no juegan al 100%, pero el Bayern es un hueso muy duro de roer, muy superior a los equipos a los que se han enfrentado los catalanes hasta el momento.

Claves del partido:

1 Dominio de juego- Como es habitual el Barça tratará de llevar el peso del partido. Le favorece que el Bayern no es un equipo que se vaya a encerrar atrás como hizo el Chelsea el año pasado o el Milan en octavos de final. Los bávaros van a salir a por el Barça y más aún jugando en casa. Es algo que favorece al equipo de Vilanova, que tendrá espacios a la espalda de la defensa que explotar.

2 Laterales- Para dominar el juego, el Barça necesita las subidas de los laterales y crear superioridades con ellos. Hoy lo tendrán complicado al tener delante a Ribery y Robben, por lo que Alves y Alba deberán medir mucho sus subidas. Si descuidan su espalda cualquiera de los dos extremos del Bayern les pueden dar un buen susto.

3 Juego aéreo- Los alemanes son muy superiores en este aspecto y cada balón parado va a ser una pesadilla para la zaga culé, como les sucedió ante el PSG. El poderío aéreo del Bayern es tremendo y en el Barcelona hay pocos jugadores que puedan hacerles frente.

4 Plano físico- En el Barcelona faltan varios jugadores muy importantes (Mascherano, Puyol) y otros no pasan por su mejor momento de la temporada, mientras que en los teutones da la sensación que están como motos. Les faltarán Kroos y Badstuber por lesión y Mandzukic por sanción.

5 Ataque del Barça- Nadie duda que Messi jugará, pero el resto de la línea de ataque del Barça no asusta como antaño. Villa no está fino, Alexis no es el jugador que él dice ser y Pedro ha perdido la chispa de comienzos de campaña. Cualquiera de ellos se aprovechará de que Messi centre la atención y se lleve consigo varios defensas, lo que les generará situaciones favorables, pero insisto en que a los atacantes del Barça les faltan goles.

6 Centrales- Pueden ser la clave de la eliminatoria, de un lado y de otro. Al Barça le pesarán las bajas de Puyol y Mascherano, ya que Bartra es inexperto y nadie sabe cómo puede rendir en una eliminatoria de este calibre. Es su gran prueba de fuego, pero hubiera sido preferible que hubiera tenido minutos en más partidos de la temporada. Apenas ha jugado, por lo que su rendimiento es una incógnita. La otra opción es que juegue Abidal, no hay que descartarla por completo, pero parece demasiado arriesgado, aunque el sábado completó un encuentro perfecto, pero el Bayern no es el Levante.

Lo más flojo del Bayern son sus centrales Van Buyten y Dante, que no destacan por su velocidad y que sufren ante delanteros pequeños. Messi les va a hacer sufrir muchísimo, haciéndoles salir de su zona. Es ahí donde el Barça debe aprovechar para hacer daño, con diagonales al espacio que deje libre el central que salga a por Messi.

Pasa a la final: Bayern

La primera final de la Champions


Quienes echan de menos la antigua Copa de Europa hoy están de enhorabuena. Dos auténticos partidazos en dos eliminatorias de las de antaño. La Champions de verdad empezó para algunos en octavos, pero lo realmente bueno empieza en los cuartos. Hay equipos netamente inferiores con escasas opciones de pasar, pero para ellos estar en cuartos ya es un éxito. Si pueden dar la sorpresa y plantarse en semifinales ya sería épico.

Pero hay otros cuyo único objetivo es levantar la Copa en Wembley y a estas alturas ya no importa el rival porque todos son muy duros y nadie regala nada. Cualquier amante del fútbol disfrutará de estos ocho partidos. Hay una eliminatoria por encima del resto, con mucha diferencia.

Bayern – Juventus

Es la primera eliminatoria de esta edición de la Champions en la que se enfrentan dos candidatos al título. Algunos pensarán que en el Madrid-Manchester ya lo hicieron, pero yo no veía a los ingleses optando al título, la verdad. Alemanes e italianos se verán las caras en el enfrentamiento más bonito de los cuartos de final y el que menos interés despierta en la prensa nacional, algo que es lógico por otra parte.

Es difícil dar un favorito para pasar a semifinales. El Bayern dejó dudas en la vuelta ante el Arsenal, pero es un equipazo y ese tropiezo es lógico después de tener un 1-3 de renta. Me llamó la atención cómo jugó el Bayern los últimos minutos de aquel partido de vuelta. No dejó que el Arsenal saliera de su campo, no dieron ni una sola opción a los gunners de acercarse a la portería de Neuer. Hacía tiempo que no veía unos minutos decisivos jugados tan bien, lo que demuestra la categoría y la madurez de este equipo. Además, el sábado demostraron estar en buena forma metiéndole 9 al Hamburgo. ¿Será capaz Guardiola de mejorar este equipo? Eso lo sabremos después del verano.

A lo que íbamos, el partido de esta tarde. Dominará el Bayern y la Juve esperará replegada atrás intentando cazar una contra. Buffon asegura que la defensa formada por Bonucci, Barzagli y Chiellini es la mejor que ha tenido nunca. Será un gran duelo ataque-defensa, porque la línea de atacantes es lo mejor del Bayern. No sé si la Juve se ha medido a algún equipo tan potente como el bávaro en los últimos años. Los dos tienen sus ligas prácticamente ganadas, pero es diferente la experiencia de los alemanes frente a la de los italianos, aunque la mayoría de jugadores de la ‘Vecchia signora’ tiene gran experiencia internacional y han jugado este tipo de encuentros. No hay que olvidar que la Juve hace unos años estuvo en la Serie B y este año ha vuelto a la Champions tras varias temporadas ausente.

Uno de los factores clave es la defensa del Bayern, la línea más débil del equipo. La Juve tendrá sus opciones si sabe aprovechar bien las pocas ocasiones de las que disponga.

La Juve no ha caído a doble partido contra un equipo alemán desde hace 37 años, desde entonces 6 de 6 (vía @misterchip). Otro dato interesante es que con Chiellini en el once los de Conte sólo han perdido un partido, aún así creo que pasarán los alemanes.

Pasa: Bayern de Munich

PSG-Barcelona

¿Habrá aprendido el Barça la lección de Milán? De los ocho cuartofinalistas el equipo de Vilanova es el único que tuvo que lograr una machada en la vuelta de los octavos. Dudo que vuelvan a tropezar en la misma piedra, la verdad, aunque el PSG tiene mucha más pegada que el Milan es un conjunto mucho más anárquico que el italiano y tampoco se ha medido a un rival superior hasta la fecha. Son los dominadores del campeonato francés, con una plantilla superior al resto, y en Champions han sufrido ante Oporto y Valencia, dos conjuntos muy inferiores al Barcelona.

El partido de esta noche depende en gran medida de los parisinos. Sabemos quienes jugarán en el Barça y cómo lo harán. La duda está en los franceses. Partiendo de la base de que no veo a los de arriba defendiendo como posesos, es un equipo que se puede partir a la mínima de cambio. Verrati y Matuidi, muy buenos los dos, serán los encargados de darle equilibrio al equipo y ayudar a la defensa. Sin la ayuda de los de arriba no creo que lleguen a todas las coberturas y el Barça puede sacar provecho de su superioridad con el balón. No hay que olvidar que ambos son algo inexpertos y no descartaría que Ancelotti sacase a Motta para ayudarles, por lo que dejaría en el banquillo a Lavezzi, Pastore o Moura, lo que mermaría el ataque. La teoría de la manta, si te tapas el cuello te destapas los pies, en esa estará Ancelotti a estas alturas.

No creo que al PSG le convenga plantear un partido demasiado defensivo. Si hace lo mismo que el Milan en San Siro Ibrahimovic apenas pisará el área de Valdés. No es un jugador que disfrute en las contras y la velocidad no es su mejor arma. Los tres que juegan por detrás sí que son peligrosos con espacios, pero ya sabemos que suben con facilidad, pero les cuesta un mundo volver. Ahí es donde el Barça debe sacar partido. Mucho más acostumbrado a partidos de este tipo y de darle ritmo a los mismos.

Veo el partido similar al Francia-España del martes pasado, con los franceses sabiéndose inferiores, pero sabedores de que gozarán de ocasiones. El Barça dominará, eso está claro, pero su dominio debe traducirse en ocasiones, justo lo que no pasó en Milán. Quiero ver cómo responden los franceses después de un rato persiguiendo la pelota, pero cuanto más lejos estén de la portería culé menos opciones tendrán de llegar a semifinales. El Barça ya ha demostrado de lo que es capaz en el Camp Nou, pero el PSG nunca ha caído eliminado en una eliminatoria ante un equipo español. ¿Será esta la primera vez?

Pasa: Barcelona

Día de jugones en la Champions


Arsenal – Bayern

Tiene buena pinta el partido entre ingleses y alemanes. Dos equipos que irán a por la victoria, aunque los bávaros esperarán a la contra sabiendo que jugarán la vuelta en casa. Son dos conjuntos que practican un fútbol atractivo y seguro que el de esta noche será un gran encuentro.

Creo que el Bayern es favorito para pasar a cuartos, pero el Arsenal le puede dar un susto a cualquiera si tiene el día inspirado. El problema es que estamos ante un equipo irregular con problemas en defensa que podría viajar a Múnich con la eliminatoria perdida. El Bayern es uno de los mejores equipos de la competición, sólido y fiable, sería un sorpresón que pasase este Arsenal, un conjunto eliminado en Copa por un segunda y que marcha quinto en la Premier.

Habrá que estar atentos a Wenger. Si decide seguir apostando por Walcott en punta de ataque seguro que hará daño a la zaga teutona, ya que sus centrales sufren ante jugadores rápidos y con movilidad.

Lo que más me llama la atención es la batalla del centro del campo. El Bayern tiene muchos y muy buenos jugadores en esa parcela, muy físicos aunque también tienen muchísima calidad. Mientras que en el Arsenal Wilshere es quien lleva el timón, con la ayuda de Cazorla, el modelo de los bajitos que triunfa en el Barça y en la selección. El inglés es un fenómeno que se crece en este tipo de partidos. Ha estado un año fuera de las eliminatorias de la Champions y ya demostró en el pasado que éstas se le dan especialmente bien.

Pasa: Bayern

Jack Wilshere, el corazón gunner

Jack Wilshere, el corazón gunner

Oporto – Málaga

Eliminatoria sin favorito claro. Diría que el Oporto parte con más opciones de pasar al ser un equipo que habitualmente juega este tipo de partidos, pero el Málaga ha sorprendido a propios y extraños y se impuso en su grupo clasificatorio. Do Dragao es una plaza complicada y el hecho de jugar en casa primero puede ser una baza a favor de los portugueses.

Jackson Martínez, el 9 de los lusos, llega en un gran momento de forma. Sustituto natural de Falcao en el ataque del Oporto, no tardará en dar el salto a un equipo más grande. También destaca el James Rodríguez, jugador que lleva años en el equipo, pero que ha explotado esta temporada. Ambos son colombianos, lo que demuestra que el conjunto portugués es el equipo europeo que mejores frutos saca de Sudamérica. Poseen una amplia red de ojeadores que acierta la mayoría de las ocasiones.

James será un auténtico dolor de cabeza para la zaga andaluza, pero el Oporto es un equipo que se mueve al ritmo que marca Joao Moutinho. El internacional portugués llegó procedente del Sporting y ha crecido mucho los dos últimos años. En verano estuvo a punto de emigrar al Reino Unido, pero finalmente Pinto da Costa no cerró la operación.

El Málaga era la cenicienta de la competición. Nadie daba un duro por ellos y están en octavos. Lo que está haciendo Pellegrini con este equipo es increíble. Ha perdido a Monreal en el mercado de invierno, pero estará Isco, que está haciendo una Champions sobresaliente. De su talento depende el Málaga para alcanzar los cuartos, si está inspirado la música de la máxima competición puede seguir sonando en la Rosaleda.

Lo mejor de los malaguistas es que no tienen nada que perder. Para ellos estar en octavos ya es un éxito, pero tampoco deben renunciar a unos cuartos que son una posibilidad real. Sacar un resultado positivo en Portugal sería casi sellar el pase a la siguiente ronda, ya que en ‘la Bombonera’ malagueña son difíciles de batir.

Pasa: Oporto  (Oporto 55% Málaga 45%)

Unas semifinales decepcionantes


Esta semana se han disputado los partidos de ida de las semifinales de la Champions League. En teoría se trata de los cuatro mejores equipos del continente, y digo bien lo de en teoría, porque el fútbol que han propuesto ha dejado mucho que desear. Supongo que no seré el único que esperaba mucho más de estos dos encuentros.

El miedo a perder ha reinado sobre todas las cosas. Tres de los cuatro equipos jugaron a no perder y el único que fue descaradamente a por la victoria se llevó el peor resultado, así es el fútbol.

Heynckes, entrenador del Bayern, se conformaba con un 0-0 en el Allianz Arena, pero consiguió un 2-1 que le da opciones de alcanzar la final, aunque personalmente creo que el Madrid ganará por mas de un gol en el Bernabéu.

Mourinho pecó de conservador, él es así. Prefiere llegar a la final empatando los dos encuentros que ganándolos. Es defensivo y lo lleva en el ADN. Tras el gol de Ozil el Bayern estaba muy tocado, era el momento de sentenciar la eliminatoria, pero el Madrid se echó descaradamente atrás a mantener el resultado. Nunca sabremos lo que hubiera pasado, pero a poco que hubiera buscado el gol es probable que lo hubieran logrado, teniendo en cuenta el potencial del que dispone el Madrid arriba.

Sin embargo, se replegó dando por bueno el empate y al final lo pagó dejando un escenario propicio para los bávaros. Robben y especialmente Ribery -el mejor jugador de estos dos encuentros- pueden hacer temblar los cimientos del Bernabéu. Creo que el Madrid marcará primero y buscará sentenciar la eliminatoria a la contra, como le gusta a Mourinho.

El partido de Londres fue totalmente opuesto. Un equipo quería ganar el encuentro y lo demostró desde el minuto 1. El otro esperó a ver qué pasaba acumulando jugadores delante del portero y esperando una contra para llegar a la portería rival.

En Stamford Bridge quedó claro que lo que hace grande al fútbol es que no siempre es justo y no siempre gana el mejor o quien más lo merece. El Barça dispuso de muchas ocasiones, incluso podría haber dejado la eliminatoria sentenciada, pero la pelotita no quiso entrar.

El Chelsea marcó en su único tiro a puerta en todo el partido, como le ocurrió al Barça en su anterior visita a ese estadio, con el ya célebre Iniestazo. Fue cuestión de mala suerte que el Barça no marcase pero también hay que decir que muchos de sus jugadores mostraron una imagen muy diferente de la que nos tienen habituados. Guardiola tampoco acertó con los cambios, aunque era difícil teniendo en cuenta que la plantilla no dispone de ningún revulsivo.

Se echó en falta un nueve para tratar de rematar algún balón proveniente desde las bandas, puesto que el conjunto de Guardiola se empeñó en entrar por el centro, donde más jugadores rivales había. De haber tenido un rematador tampoco tenía garantizado el éxito ya que en los balones laterales Cahill y Terry se encuentran más a gusto que un cochino en una pocilga.

La reencarnación del Inter de Mou

El partido de vuelta va a ser como la segunda parte que vimos el miércoles. Un portero y diez tíos por delante amontonados para evitar que los culés se acerquen a la portería. Es decir, el mismo planteamiento que utilizó Mourinho con el Inter hace dos años, con Eto’o de lateral izquierdo. Totalmente lícito, pero lo aborrezco, por muchos resultados que consigan así.

El problema para el Chelsea es que el Camp Nou es un estadio mucho más ancho que Stamford Bridge y el Barça tratará de llevar el juego a las bandas para así crear más espacios en el centro para Messi. “90 minuti en el Bernabéu son molto longo” dijo el malogrado Juanito. Me temo que al Chelsea le va a pasar algo similar, aunque en este caso en el feudo blaugrana. Al Barça le basta un gol para forzar la prórroga y es muy difícil que se quede sin marcar. El Chelsea, si consigue salir de la cueva tendrá alguna, pero le costará horrores recorrer la distancia que hay de un área a otra.