La Copa NO mola, ¡la Copa apasiona!


20131209-202328.jpg

El año pasado el presidente del Córdoba tuvo sus minutos de gloria gracias a los anuncios en los que aseguraba que “La Copa mola”. El slogan tuvo su recorrido y su gracia, ya que se tuvieron que medir al Barça y llenaron el estadio de El Arcángel poniendo en apuros a uno de los grandes de la competición, que a pesar del ímpetu del Córdoba en el partido de ida terminó pasando de ronda sin problemas.
Lo de la Copa mola lo dirán los mismos que dicen que la Liga mola, porque la desigualdad es tanta que resulta casi imposible que la gane alguno que no sea el Madrid, Barça o Atlético. Las cosas en Liga se hacen mal y ahí está la desigualdad reinante, pero es que en la Copa se hacen rematadamente mal.
¿A quién le puede molar la Copa? La respuesta es sencilla: a los equipos de Segunda B que se miden a los grandes porque se aseguran la taquilla, a los tres grandes que optan a ganar el torneo, y a los operadores de televisión, que presionan para tener a estos tres equipos en las últimas rondas y así asegurarse la audiencia. A nadie más.
La Copa del Rey es una mierda y no interesa ni a la mayoría de los clubes ni a gran parte de la afición como ha quedado demostrado este fin de semana. Los clubes podían haber ayudado poniendo precios mucho más asequibles, pero lo realmente dramático son estos datos:
1.000 Recre-Levante
3.000 Girona-Getafe
3.000 Alcorcón-Granada
4.000 Nastic-Valencia
4.000 Jaén-Espanyol
Ni midiéndose ante equipos de categoría superior los equipos de Segunda consiguieron hacer buenas taquillas. La crisis pesa, como no puede ser de otra forma, pero que hubiera sólo 1.000 espectadores en un partido de Copa es para hacérselo mirar. Espero que los dirigentes hagan autocrítica y cambien un formato que ya ha quedado demostrado que no funciona. Pedir que se copie el modelo inglés es demasiado, no vaya a ser que algún grande se despiste y caiga eliminado, ¿no?
Tengo interés por ver las gradas del Calderón y del Camp Nou en los partidos de vuelta. Ambos equipos marcaron cuatro goles a domicilio dejando sus eliminatorias totalmente resueltas. ¡La Copa apasiona!

Anuncios

Varane se consagra en el clásico


Antes del partido de ida de semifinales creía que el Barça era favorito por la cantidad de bajas con las que afrontaba el Madrid el partido. Principalmente dos, las de Pepe y Ramos, el eje de la defensa blanca. Pensaba que sus sustitutos no iban a estar a la altura de un partido de estas circunstancias. En parte acerté, puesto que el partido de Carvalho no fue nada bueno, pero también fallé, porque el de Varane fue espectacular, demostrando ante todo el mundo el gran central que es y la rentabilidad de un fichaje para muchos años. Zidane dio en el clavo el día que recomendó su fichaje.

Además de marcar el gol que empató el encuentro, el defensa francés resultó decisivo también en defensa, haciendo las coberturas o evitando goles cantados. Después de semejante exhibición Mourinho tendrá un problema cuando recupere todos sus efectivos. O bien Varane volverá al banquillo o Ramos deberá ocupar el lateral derecho en detrimento de Arbeloa, pero lo que está claro es que el francés merece muchos más minutos de los que ha tenido hasta la fecha.

Varane está todavía formándose y creciendo como central. Seguro que prestó atención al partido de Piqué. No es fácil jugar un partido de este calibre con una amarilla desde el minuto uno de juego. El central del Barça completó un grandísimo encuentro, siendo el mejor defensa del equipo y midiendo a la perfección en cada una de sus acciones, ya que de haber cometido alguna falta podía haberse ido a vestuarios antes de tiempo.

Es una pena que tengamos que esperar casi un mes para disfrutar del partido de vuelta, el del Bernabéu fue de los clásicos más divertidos de los últimos años. Creo que vimos una mejor versión del Madrid de los últimos meses y un Barça un tanto espeso en ataque. Los de Roura apenas generaron ocasiones claras, pero también hay que reconocer que el equipo que estaba enfrente era el Madrid, y no es lo mismo jugar en el Bernabéu que en  Zorrilla.

Pienso que el Barcelona es favorito para pasar a la final, aunque también estoy seguro de que en el Camp Nou habrá goles y un empate a más de dos tantos favorece a los de Mourinho. Jugando en casa será complicado que el Barça no marque, pero la vuelta es dentro de un mes y en ese tiempo puede pasar cualquier cosa. Una lesión puede cambiar el signo de la eliminatoria. Esperemos que puedan jugar todos y brinden un espectáculo como el del Bernabéu.

Zaragoza y Madrid están demasiado lejos


Después de la última debacle copera de la Real muchos ya hemos perdido la cuenta. Los fracasos se suceden año tras año, con un entrenador u otro. Desconozco el motivo, pero he llegado a la conclusión de que la Copa del Rey es un torneo que a los jugadores de la Real no les interesa.

No cabe otra, es lo único que se puede pensar después de estar casi veinte años sin hacer algo reseñable en el torneo del KO. Desde que se rozase la proeza de remontar un 4-0 al Madrid en Atocha allá por 1993, el deambular del equipo en la Copa es significativo. Parece que desde el traslado a Anoeta haya una maldición con este torneo.

Los aficionados más jóvenes del club no han visto a su equipo tener una actuación digna en la Copa, y eso es preocupante. En la última década han jugado finales equipos como el Getafe, Osasuna, Mallorca o Recreativo, que con todos mis respetos, no tienen la historia y la tradición de la Real Sociedad. Si estos equipos han llegado a la final queda claro que si se quiere, a poco que acompañe un poco la suerte, se puede. Éste no era el año indicado para llegar a las rondas finales, pero en las últimas dos décadas ha habido ocasiones más que de sobra para hacerlo, pero la Real las ha desaprovechado.

La Real es el último equipo vasco que ganó la Copa en 1987, ha llovido muchísimo desde que Arconada parase ese penalti en Zaragaoza y levantase el título. El año siguiente se repitió final, aquella de infausto recuerdo en el Bernabéu. Ya va siendo hora de que los jugadores recuperen el orgullo, se den cuenta del escudo que llevan en el pecho y hagan algo destacado en un torneo precioso, pero que para nosotros es sinónimo de pesadilla un par de noches al año.

20121129-115224.jpg