Rubén Pardo, el expediente X


Pardo necesita más minutos

Pardo necesita más minutos

Definitivamente la Real tiene un problema con Rubén Pardo, un problema gordo me atrevería a decir. Pardo es un jugador joven que necesita jugar. Cuenta con unas cualidades extraordinarias que le pueden llevar a destacar en el mundo del fútbol. La Real sabe que es un diamante y trata de pulirlo, pero Montanier no acaba de apostar por él y no le da los minutos que el jugador necesita para crecer. En Pamplona se pasó gran parte del segundo tiempo calentando, pero no finalmente no jugó.

En su último partido, hace dos semanas ante el Málaga, no jugó bien. Entró al campo sustituyendo a un lesionado Zurutuza a la media hora de juego, pero no estuvo acertado. En parte porque no jugó en su puesto y porque estaba mermado físicamente. Posteriormente se supo que tenía una sobrecarga, pero esa tarde vimos un Pardo que no habíamos visto hasta la fecha. Era un jugador frustrado, crispado, sin la ilusión que se le ve otros días cuando salta al césped.

La pasada campaña destacó en los pocos partidos en los que tuvo la oportunidad de jugar, especialmente ante el Sevilla en Anoeta, el día que debutó como titular ante su afición y llegando a marcar un golazo. Desde ese día el público del estadio donostiarra pide a gritos más minutos para Pardo, pero Montanier, por un motivo u otro no se los da.

Llama la atención que la gran racha de juego y resultados se inició en Málaga con Illarramendi y Pardo al mando de las operaciones de la Real Sociedad. Después de aquel partido, el riojano se llevó una decepción al no ser titular ante Osasuna en el siguiente encuentro. Recuperó la titularidad en el 2-5 de Valencia. Todo el mundo se deshizo en elogios hacia el joven canterano, pero Montanier volvió a preferir a otros jugadores para el puesto en cuanto estuvieron disponibles.

Montanier cuenta con seis jugadores que pueden jugar en el mediocentro. Pardo es la quinta opción y sólo tiene por detrás al pobre Ros, que no ha tenido la oportunidad de demostrar si es válido o no, porque ni siquiera ha jugado. Nadie pretende que Montanier siente a Illarramendi, que ha demostrado sobradamente que es el jugador clave del equipo, pero Pardo necesita jugar muchos más minutos.

Hasta la fecha sólo ha disputado 1.017 minutos de los 2.880 que se han jugado esta temporada, participando en 21 partidos, nueve de ellos como titular. Puede parecer que nueve son muchos partidos, pero Elustondo que se ha tirado todo el curso encadenando lesiones ha sido de la partida en 5 ocasiones.

Montanier conoce bien a un jugador que lleva dos años a sus órdenes. Pero Pardo es un futbolista especial, ya que hace mejores a quienes juegan a su lado (un caso similar al de Illarramendi). El joven riojano se presentó en sociedad en la final del Europeo sub19 de hace dos años. Ese día maravilló a todo el mundo echándose el equipo a la espalda y guiando a su equipo al triunfo final. Vale que eran chavales, pero la calidad, el carácter y la determinación que demostró Pardo aquella tarde la tienen muy pocos jugadores en el mundo. Los aficionados de la Real saben desde ese día que hay un diamante en Zubieta, pero no se le pule.

Si queremos que Pardo se convierta en el jugador que puede ser necesita minutos o acabará convertido en una eterna promesa, al más puro estilo Fran Mérida, que prefirió los euros del Atlético a seguir formándose en el Arsenal. Esperemos que a Pardo no le suceda lo mismo, porque sus agentes no tendrán ningún problema en forzar su salida de Anoeta si continúa sin jugar.

Anuncios

Montanier, Elustondo y el trencilla, sospechosos habituales


Muchos salimos ayer de Anoeta con la sensación de que ese partido ya lo habíamos visto, como si de un ‘deja vu’ se tratase. La Real se dejó tres puntos que le hubieran dado parte de la tranquilidad que tanto ansía, y parece empeñada en sufrir en los partidos que restan para terminar la temporada.

Para empezar Montanier ya se ha quitado la careta. El mismo entrenador que dio innumerables oportunidades a Mariga esperando un milagro no confía en Pardo, por muy bien que lo haya hecho el canterano cuando ha jugado. Me decía anoche Mikel Madinabeitia (@jefoce) que los técnicos de Zubieta han decidido que el riojano se forme a fuego lento y no quieren quemarlo. El problema radica en que Pardo ya ha demostrado de lo que es capaz y con él en el campo la Real juega a otra cosa. Es de esos jugadores que hacen mejores a los que tiene alrededor. Zuru y Aranburu son dos conductores, difícilmente veremos salir de sus pies un preciso cambio de banda o un pase que elimine dos líneas de presión y deje solo a un compañero. Pardo ya ha hecho eso y todo Anoeta lo ha visto, pero ese día Montanier tenía que estar mirando al palco o no quiso darse cuenta. Nadie es capaz de dar una explicación razonada de las numerosas suplencias de Pardo desde el punto de vista futbolístico.

Con el riojano la Real tiene el balón y muchos más recursos futbolísticos. Puede ser más frágil que sus compañeros, pero es mejor futbolista que Markel o Elustondo de aquí a Roma, de ahí que el público esté deseando ver juntos a Illarra y a Pardo, los mejores peloteros del centro del campo. Ante un equipo cerrado atrás como el Levante es mucho mejor que corra el balón de lado a lado a que lo hagan los jugadores trasladándolo.

Puede que Pardo no haya brillado todo lo que se esperaba de él en el Sanse, pero en el Europeo sub19 del pasado verano fue el mejor. Su actuación fue soberbia, rodeado de grandes futbolistas. Me refiero a que para él puede resultar más sencillo destacar en Primera con buenos jugadores que en Segunda B.

El de Rincón de Soto pudo ser titular anoche al lado de Elustondo, que volvió a ser titular por delante de la defensa. El de Beasain no cuajó una buena actuación, estuvo impreciso en los pases y cometió un error de novato dejando a su equipo con 10 nada más comenzar la segunda parte. Se complicó la vida cuando tres rivales le presionaban y al tratar de recuperar el balón hizo una entrada innecesaria. Que jugadores que cumplen su primera temporada en el primer equipo hagan fallos semejantes pase, pero que lo haga un tipo que lleva 5 años en la primera plantilla y que ya fue expulsado hace unos meses en una acción similar no hay por donde cogerlo.

Manía persecutoria
Últimamente en la Liga se habla más de los arbitrajes que del propio fútbol. Los grandes se quejan porque los arbitrajes les perjudican (juas juas juas). Me gustaría invitar a quien diga semejante falacia a ver un partido de la Real, el que quieran, y que luego se atrevan a decir que a su equipo le perjudican. ¿Ya no se acuerdan del partido del Madrid en Vallecas o en el Villamarín? (Los codazos de Ramos deben ser parte del juego) ¿No benefició el colegiado al Barça en el Calderón? A la Real no le ha favorecido un solo arbitraje en toda la temporada, ni uno.

Para más inri, ayer Álvarez Izquierdo decretó un penalti en el área de la Real que sólo vio él. Iñigo Martínez ganó la posición y el jugador levantinista chocó con él. Para el trencilla penalti, pero luego vemos jugadas así con Pepe como protagonista y nunca pasa nada. La última lesión de hombro de Alexis Sánchez se produjo por una carga del portugués bastante más grave que la que vimos ayer, pero el trencilla de turno no pitó la pena máxima. En el área de la Real siempre es penalti. ¿Por qué? Porque es mucho más sencillo pitar en Anoeta y la Real es el único equipo que después de recibir un golpe pone la otra mejilla. Montanier: “Mateu Lahoz es un gran árbitro” ¿Se acuerdan?

20120322-195025.jpg