Así marca los goles la Real


Carlos Vela, el bombardero de Cancún

Carlos Vela, el bombardero de Cancún

Desde hace unas semanas se viene comentando que la Real no sabe atacar a defensas cerradas y creo que es cierto, por lo que he querido analizar cómo marca el equipo de Montanier sus goles. Hay varios datos que son de lo más curioso.

Goleadores: Doce son los jugadores de la Real que han visto puerta esta campaña, siendo Vela el máximo anotador con diez tantos. El azteca marca el 26,3% de los goles del equipo. Le siguen Agirretxe y Chory Castro con cinco goles cada uno. Por detrás están Prieto y Griezmann con cuatro por cabeza.

Pie izquierdo: De los 38 goles marcados por los txuriurdines, 20 han sido con el pie izquierdo (52,6%), 14 con el derecho (36,8%) y 4 de cabeza (10,5%). Teniendo en cuenta que Vela, Griezmann y Chory Castro son zurdos no es de extrañar que la izquierda sea la pierna con la que más goles se han conseguido.

La misión imposible: Ningún jugador de la Real Sociedad ha conseguido marcar gol de falta esta temporada. De hecho, si la memoria no me falla, no se ha marcado de libre directo desde que se retornó a la máxima categoría, y esta ya es la tercera campaña. Es el gran lunar de un equipo que tiene un gran bagaje goleador, pero que no saca rendimiento de las numerosas ocasiones que dispone a balón parado. Para colmo, este año tampoco se ha marcado ningún gol rematando una falta.

Córners: Desde que Montanier aterrizase en el banquillo de Anoeta muchos córners se botan en corto, el denominado ‘gilicórner’. Es imposible saber cuantos se han sacado así y cuantos directos, pero de los 164 corners de los que dispuso la Real hasta el partido del Levante sólo 6 acabaron en gol, el 3,6%. Eso indica o que no ha tenido suerte en el remate o que no se trabaja la estrategia lo suficiente, ya que el dato es preocupante.

Los jugadores de la Real celebran un golDe los 6 goles anotados tras botar un saque de esquina 3 fueron de cabeza (Iñigo Martínez, Mikel González y Elustondo), y Griezmann anotó en Zorrilla con el pie después de un rechace. Chory Castro marcó al Barça en un balón que le cayó tras un córner botado en corto, al igual que Agirretxe en Zaragoza.

Remates: Mucho se ha hablado en las últimas semanas sobre la dificultad de atacar una defensa cerrada y cómo superarla. Ningún entrenador tiene la fórmula mágica ni hay una manera infalible para hacerlo. Está claro que a la Real le cuesta un mundo derribarlas y prueba de ello es que sólo se ha marcado un gol en remate de cabeza a centro lateral. Fue Carlos Martínez al Getafe a centro de De la Bella y es el único gol que se ha marcado con la testa sin contar los córners. Otras temporadas Agirretxe anotaba varios de esta manera, pero está claro que esta temporada no ha tenido suerte.

Los de Montanier no están teniendo suerte en los remates (golpear el balón al primer toque), ya que son pocos los goles que se han logrado de esta forma. El más importante y el que todos tenemos en la memoria fue el de Agirretxe ante el Barça que le dio a la Real los tres puntos y mantuvo el récord de imbatibilidad en posesión del club txuriurdin.

Las transiciones: Son la joya de la corona y lo que mejor hace el equipo de Montanier. Apenas se han marcado goles en remates y no se sabe atacar a una defensa bien cerrada, pero la Real es mortal con espacio en el centro del campo y llegando desde atrás. 16 de los 38 goles se han marcado en claras transiciones (42,1%). Los mejores tantos han llegado de esta manera, apareciendo con velocidad y el balón controlado. La Real no se encuentra cómoda mareando la perdiz al borde del área, prefiere cruzar con velocidad el centro del campo y llegar a la portería, lo antes posible, aunque no importan los pases que haya que ejecutar. Eso sí, la clave es la velocidad a la que se ejecutan las acciones.

Para muestra un botón: el gol de Vela al Sevilla. En mi opinión el mejor que han marcado este año. Esa combinación en el centro del campo pocos equipos pueden realizarla.

Muchas de estas acciones han terminado en gol o en ocasiones muy claras, aunque los rivales recurren a las faltas habitualmente cuando un realista enfila la portería, de ahí que se generen tantas amarillas. Las ocho expulsiones consecutivas no son casualidad, son a causa de la calidad y velocidad de los jugadores realistas.

Penaltis: Los txuriurdines tienen un 100% de efectividad esta temporada (13,1% del total de los goles). Han lanzado cinco penaltis y los han marcado todos. Vela ha anotado cuatro y Prieto uno, en el Bernabéu, el día de su único hat-trick en Primera división.

Larga distancia: La Real tiene jugadores que golpean muy bien el balón, por lo que es curioso que sólo haya marcado dos goles (5,2%) desde fuera del área. Zurutuza ante el Levante y Griezmann en Valladolid son los únicos que pueden presumir en el vestuario de haberlo conseguido. A buen seguro que Chory Castro o Vela consiguen hacerlo antes de que finalice la campaña.

Individualidades: Messi y Cristiano son los reyes de las individualidades, los Juan Palomo de la Liga y aunque en la Real haya algún que otro ‘chupón’ pocas jugadas individuales acaban en gol. Lo consiguieron Zurutuza en su único gol y Vela ante el Deportivo, pero es injusto no destacar que grandes individualidades acaban en gol ya sea tras un pase o un rechazo, como bien demostró Agirretxe ante el Celta después de un grandioso slalom obra de Antoine Griezmann.

Defensas: Es curioso que los cuatro defensas que más minutos han disputado: Carlos Martínez, Mikel González, Iñigo Martínez y De la Bella hayan marcado, como mínimo, un gol cada uno. Ante la ausencia de un killer y la baja cifra goleadora de los dos nueves, Agirretxe e Ifrán, son los jugadores de segunda línea quienes llevan el peso goleador del equipo.

Llama la atención que de los jugadores que se encargan de organizar el juego ninguno haya conseguido marcar gol, ya que el día que Zurutuza anotó ante el Levante ejercía de mediapunta, y en Vigo, cuando Elustondo marcó en un córner, estaba jugando de central. Pardo, Illarramendi y Markel son tres de los que todavía no han marcado y eso que juegan la mayoría de los encuentros.

Anuncios

La Real se atasca ante el muro levantino


20130217-160613.jpg

La Real no pudo pasar del empate ante el Levante en Anoeta (1-1), en un partido marcado por la expulsión del visitante Karabelas en la segunda parte. Es el octavo partido consecutivo que los donostiarras juegan en superioridad numérica, pero como ante el Celta o el Depor, esa superioridad no se plasmó en el marcador.

Si hay un equipo al que poco le importa jugar con uno menos, ese es el Levante. Los pupilos de JIM se manejan a la perfección en ese tipo de circunstancias y apenas echaron en falta al jugador expulsado. Para colmo, la expulsión provocó que el Levante se echase atrás para defender el punto que tenían en ese momento y el partido prácticamente concluyó ahí.

Resulta muy complicado atacar a equipos que saben defender y acumulan muchos jugadores en la frontal del área. El Madrid no sabe hacerlo, al Barça le cuesta muchísimo y la Real no es una excepción. Cabe destacar que hasta ese momento el equipo de Montanier se había mostrado superior al Levante, pero no supo crear peligro tras la expulsión.

En el partido disputado en una soleada mañana en Anoeta se pudieron distinguir dos encuentros diferentes en uno mismo. Uno con igualdad numérica y otro tras la expulsión. En el primero las fuerzas estuvieron igualadas, con un Levante agazapado que esperaba su oportunidad a la contra. Pero en una salida rápida de los valencianos Mikel González estuvo muy listo robando el balón, se lo cedió a Vela, que provocó un penalti y la primera amarilla de Karabelas.

20130217-164608.jpgEl maya lo ejecutó a la perfección y el gol puso por delante a los locales, a los que la alegría les duró poco, al empatar Michel en otra pena máxima que Bravo estuvo a punto de detener. Con el 1-1 en el marcador las mejores ocasiones las tuvo la Real, que no se fue al descanso en ventaja al no llegar Griezmann a rematar bien un excelente centro desde la banda derecha.

Tras la reanudación el partido siguió por los mismos derroteros, con una Real sólida que llegaba y creaba peligro en la portería de Keylor Navas. Pero la expulsión mató el partido, el Levante se encontró más cómodo en el rol que debió desempeñar, ya que la Real no supo cambiar el partido.

Montanier lo intentó dando entrada a Pardo por Markel. El dominio se acrecentó, pero no se tradujo en oportunidades claras de gol, salvo un disparo lejano de Griezmann y una llegada del propio Pardo que no consiguió rematar. Visto que no se conseguía derrumbar la muralla granota, el técnico galo decidió quemar todas las naves y puso a Agirretxe e Ifrán, los dos delanteros que estaban en el banquillo. Hay un dicho en el fútbol que dice que por acumular más delanteros no se ataca mejor, y así ocurrió en Anoeta, ya que la Real apenas generó peligro con ellos en el campo.

Las ocasiones realistas fueron muriendo a medida que avanzaba el tiempo y al final ambos equipos se llevaron un punto. El Levante sigue siendo una de las bestias negras de la Real Sociedad, pero ya toca empezar a pensar en un derbi que hay que ganar para no perder la inercia positiva. Si hay un año en el que hay que ganar en San Mamés es éste. Se puede.