La Copa NO mola, ¡la Copa apasiona!


20131209-202328.jpg

El año pasado el presidente del Córdoba tuvo sus minutos de gloria gracias a los anuncios en los que aseguraba que “La Copa mola”. El slogan tuvo su recorrido y su gracia, ya que se tuvieron que medir al Barça y llenaron el estadio de El Arcángel poniendo en apuros a uno de los grandes de la competición, que a pesar del ímpetu del Córdoba en el partido de ida terminó pasando de ronda sin problemas.
Lo de la Copa mola lo dirán los mismos que dicen que la Liga mola, porque la desigualdad es tanta que resulta casi imposible que la gane alguno que no sea el Madrid, Barça o Atlético. Las cosas en Liga se hacen mal y ahí está la desigualdad reinante, pero es que en la Copa se hacen rematadamente mal.
¿A quién le puede molar la Copa? La respuesta es sencilla: a los equipos de Segunda B que se miden a los grandes porque se aseguran la taquilla, a los tres grandes que optan a ganar el torneo, y a los operadores de televisión, que presionan para tener a estos tres equipos en las últimas rondas y así asegurarse la audiencia. A nadie más.
La Copa del Rey es una mierda y no interesa ni a la mayoría de los clubes ni a gran parte de la afición como ha quedado demostrado este fin de semana. Los clubes podían haber ayudado poniendo precios mucho más asequibles, pero lo realmente dramático son estos datos:
1.000 Recre-Levante
3.000 Girona-Getafe
3.000 Alcorcón-Granada
4.000 Nastic-Valencia
4.000 Jaén-Espanyol
Ni midiéndose ante equipos de categoría superior los equipos de Segunda consiguieron hacer buenas taquillas. La crisis pesa, como no puede ser de otra forma, pero que hubiera sólo 1.000 espectadores en un partido de Copa es para hacérselo mirar. Espero que los dirigentes hagan autocrítica y cambien un formato que ya ha quedado demostrado que no funciona. Pedir que se copie el modelo inglés es demasiado, no vaya a ser que algún grande se despiste y caiga eliminado, ¿no?
Tengo interés por ver las gradas del Calderón y del Camp Nou en los partidos de vuelta. Ambos equipos marcaron cuatro goles a domicilio dejando sus eliminatorias totalmente resueltas. ¡La Copa apasiona!