Montanier, de villano a héroe


La imagen que mejor refleja la temporada de la Real Sociedad

La imagen que mejor refleja la temporada de la Real Sociedad

En el partido del Benito Villamarín de la pasada campaña Montanier tocó fondo en el banquillo de la Real Sociedad. Un gol de Iñigo Martínez desde el centro del campo en el descuento le salvó de ser cesado. No me atrevería a decir que la mayoría, pero sí una buena parte de la afición quería –pese a esa victoria y las posteriores– que dejase de entrenar al equipo. Si después de ese partido alguien me dice que año y medio después Montanier iba a dejar al equipo en la Champions le hubiera tomado por loco, pero de remate.

Hay que reconocer que nunca ha tenido el apoyo masivo de la afición, eso está claro. Llegó como un auténtico desconocido y se le vendió como el nuevo Guardiola, lo que contribuyó a que el nivel de exigencia hacia él y el equipo aumentara considerablemente. La victoria en el primer partido de Liga en Gijón y el posterior empate a 2 en Anoeta frente al Barcelona le hicieron ganar crédito, pero pronto empezó a tomar decisiones extrañas y a presentar onces un tanto raros. Ante el Madrid en Anoeta sacó una alineación plagada de defensas y sin recursos ofensivos, demostrando su temor al equipo de Mourinho. Como era de esperar se perdió, pero se perdió dando una imagen muy triste. Es probable que el público de Anoeta nunca le perdonase a Montanier que no saliera a enfrentarse al Madrid, un equipo al que la Real siempre le planta cara en su estadio.

A grandes rasgos la primera temporada de Montanier en Anoeta no fue buena. De no tener firmado un segundo año de contrato es probable que no hubiera seguido, porque se negoció con otros entrenadores y decidieron seguir con el francés al no aceptar ninguno el cargo. Lo mejor que hizo ese año el técnico galo fue confiar ciegamente en dos jóvenes como Illarramendi e Iñigo Martínez, haciéndoles titulares desde el primer momento y conseguir que el equipo jugase muy bien en algunos partidos, un anticipo de lo que podría ser la siguiente temporada.

Del Villamarín a La Rosaleda

Si en su primera temporada el del Villamarín fue un partido clave, en la segunda lo fue el de Málaga. La situación era similar, con el equipo casi en descenso y sin haber puntuado fuera de casa. En algunos partidos se había jugado bien, pero el conjunto de Montanier parecía incapaz de encadenar dos resultados positivos. Esa tendencia cambió en La Rosaleda ante un Málaga que había ganado todos sus partidos de Champions hasta la fecha. En los encuentros posteriores se empezó a vislumbrar la Real que maravillaría en la segunda vuelta.

Antes de ganar en Málaga la Real firmó el que pudo ser el peor partido de la era Montanier, en Anoeta ante el colista Espanyol. Con un juego paupérrimo, con Markel como único mediocentro y Estrada de interior derecho, el público del estadio donostiarra presenció un espectáculo dantesco. El fútbol brilló por su ausencia.

Aquel día, futbolísticamente hablando se tocó fondo, pero en Málaga Montanier decidió cambiar el esquema y poner dos mediocentros en lugar de uno solo. Illarramendi y Pardo dominaron el encuentro de la Rosaleda a su antojo, como sucedió en los partidos posteriores. Ahí empezó el auténtico cambio del equipo, se pasó del inamovible 4-3-3 a un 4-2-3-1 con multitud de variables.

‘Showtime’en Anoeta

Los jugadores se empezaron a sentir más cómodos sobre el césped y con el balón, por lo que los resultados no tardaron en llegar. A medida que se ganaban partidos la confianza crecía y el juego cada vez era mejor, llegando a ofrecer auténticos recitales en algunos encuentros. Hubo media hora ante el Valladolid y el primer tiempo ante el Málaga en Anoeta que la Real pareció un huracán, goleando a sus rivales sin compasión alguna.

Sin embargo creo que el partido más importante del año fue el primero de la segunda vuelta, en casa, ante el imbatible Barça, y para colmo la víspera de San Sebastián, el día más especial del año para cualquier donostiarra. Los de Tito habían ganado todos los encuentros ligueros salvo el choque ante el Madrid, que acabó en tablas, y sólo habían perdido ante el Celtic en Champions. Parecía que el récord de imbatibilidad de la Real de 1980 peligraba –así era porque daba la sensación de que nadie podía ganarles- pero Anoeta vivió una tarde legendaria con una remontada de ensueño culminada con el gol de Agirretxe, un gol que ya está en la historia txuriurdin en uno de los puestos de privilegio.

Es difícil quedarse con un solo encuentro de la temporada. Cada uno tendrá su partido especial, el que más le emocionó, pero yo no recuerdo ningún año que la Real haya firmado tantos partidos épicos. Ante el Valencia se vivió un ambiente en Anoeta como pocas veces se recuerdan, con una comunión absoluta entre grada y equipo. Pasó lo mismo ante el Madrid, que se escapó vivo del feudo donostiarra gracias a Diego López. Ese gol en el descuento de Xabi Prieto que le dio la vida a la Real valió media Champions. Gracias a ese gol se siguió creyendo que el sueño era posible.

Es una pena que Montanier no se pudiera despedir de Anoeta brindando una victoria a la afición ante el todopoderoso Real Madrid, pero el brillante juego del equipo, la trayectoria y la clasificación para la Champions merecían otra despedida. Montanier se fue de Anoeta como llegó, sin hacer ruido, cediendo el protagonismo a los jugadores. Y ese es su gran legado al frente de la Real. Deja un equipo hecho, que juega a las mil maravillas y a unos jugadores que han crecido muchísimo en estas dos temporadas. Todos ellos han mostrado su mejor nivel de la mano del entrenador de Vernon, lo que habla muy bien a favor de Monty.

Reconozco que mis críticas muchas veces pudieran ser excesivas. Probablemente me pasé, pero yo creía en el equipo y en los jugadores, de ahí que mis críticas fueran tan duras. Sabía que la Real tenía unos jugadores fantásticos y que se podía sacar mayor rendimiento del que se sacaba en determinados momentos.

Pero lo que me ha sorprendido gratamente, y no lo esperaba, ha sido la temporada de Carlos Martínez y Agirretxe. Me trago una por una todas mis palabras, porque no daba un duro por ellos y Montanier ha conseguido que alcancen un nivel de Selección, y eso es fruto de la confianza depositada por el entrenador y el trabajo realizado en Zubieta.

Montanier se va como un señor. En su debe queda haberle dado más minutos a Pardo, pero la consagración del riojano la disfrutará el próximo entrenador. El francés se marcha al Rennes haciendo el mejor trabajo posible en la Real. Es imposible mejorar lo conseguido y él se marcha en la cresta de la ola. Mejor irse como un héroe a volver a convertirse en villano.

Merçi beaucoup Philippe

Rubén Pardo, el expediente X


Pardo necesita más minutos

Pardo necesita más minutos

Definitivamente la Real tiene un problema con Rubén Pardo, un problema gordo me atrevería a decir. Pardo es un jugador joven que necesita jugar. Cuenta con unas cualidades extraordinarias que le pueden llevar a destacar en el mundo del fútbol. La Real sabe que es un diamante y trata de pulirlo, pero Montanier no acaba de apostar por él y no le da los minutos que el jugador necesita para crecer. En Pamplona se pasó gran parte del segundo tiempo calentando, pero no finalmente no jugó.

En su último partido, hace dos semanas ante el Málaga, no jugó bien. Entró al campo sustituyendo a un lesionado Zurutuza a la media hora de juego, pero no estuvo acertado. En parte porque no jugó en su puesto y porque estaba mermado físicamente. Posteriormente se supo que tenía una sobrecarga, pero esa tarde vimos un Pardo que no habíamos visto hasta la fecha. Era un jugador frustrado, crispado, sin la ilusión que se le ve otros días cuando salta al césped.

La pasada campaña destacó en los pocos partidos en los que tuvo la oportunidad de jugar, especialmente ante el Sevilla en Anoeta, el día que debutó como titular ante su afición y llegando a marcar un golazo. Desde ese día el público del estadio donostiarra pide a gritos más minutos para Pardo, pero Montanier, por un motivo u otro no se los da.

Llama la atención que la gran racha de juego y resultados se inició en Málaga con Illarramendi y Pardo al mando de las operaciones de la Real Sociedad. Después de aquel partido, el riojano se llevó una decepción al no ser titular ante Osasuna en el siguiente encuentro. Recuperó la titularidad en el 2-5 de Valencia. Todo el mundo se deshizo en elogios hacia el joven canterano, pero Montanier volvió a preferir a otros jugadores para el puesto en cuanto estuvieron disponibles.

Montanier cuenta con seis jugadores que pueden jugar en el mediocentro. Pardo es la quinta opción y sólo tiene por detrás al pobre Ros, que no ha tenido la oportunidad de demostrar si es válido o no, porque ni siquiera ha jugado. Nadie pretende que Montanier siente a Illarramendi, que ha demostrado sobradamente que es el jugador clave del equipo, pero Pardo necesita jugar muchos más minutos.

Hasta la fecha sólo ha disputado 1.017 minutos de los 2.880 que se han jugado esta temporada, participando en 21 partidos, nueve de ellos como titular. Puede parecer que nueve son muchos partidos, pero Elustondo que se ha tirado todo el curso encadenando lesiones ha sido de la partida en 5 ocasiones.

Montanier conoce bien a un jugador que lleva dos años a sus órdenes. Pero Pardo es un futbolista especial, ya que hace mejores a quienes juegan a su lado (un caso similar al de Illarramendi). El joven riojano se presentó en sociedad en la final del Europeo sub19 de hace dos años. Ese día maravilló a todo el mundo echándose el equipo a la espalda y guiando a su equipo al triunfo final. Vale que eran chavales, pero la calidad, el carácter y la determinación que demostró Pardo aquella tarde la tienen muy pocos jugadores en el mundo. Los aficionados de la Real saben desde ese día que hay un diamante en Zubieta, pero no se le pule.

Si queremos que Pardo se convierta en el jugador que puede ser necesita minutos o acabará convertido en una eterna promesa, al más puro estilo Fran Mérida, que prefirió los euros del Atlético a seguir formándose en el Arsenal. Esperemos que a Pardo no le suceda lo mismo, porque sus agentes no tendrán ningún problema en forzar su salida de Anoeta si continúa sin jugar.

Madrid y Málaga sueñan con las semifinales


Antes de analizar los partidos de esta noche un breve apunte de los de anoche.

El Bayern huele a campeón. Se encontró con un gol a los 25 segundos y la Juve reaccionó, pero cuando entró Robben por el lesionado Kroos se vio la mejor versión de los alemanes, que no dieron opcion a los transalpinos. Parece una quimera que el equipo de Conte levante el 2-0 el miércoles que viene.

Por su parte el Barcelona aprendió en Milán lo que no debía hacer, pero tampoco se vio una buena versión del Barça. El PSG fue mejor en la primera parte, pero Valdés salvó a los catalanes y Messi marcó un gol que era demasiado premio para los culés. El 2-2 se puede considerar justo y es buen resultado para la vuelta, pero la baja de Mascherano va a ser muy difícil de cubrir. A una semana del partido creo que Messi acabará jugando.

Madrid-Galatasaray

Vale que no hay que menospreciar a los rivales y demás, pero me parece la eliminatoria más desigual de los cuartos de final. Muy mal se le tiene que dar al Madrid para no estar en el bombo de semifinales. Los de Mourinho son muy superiores y así deben demostrarlo.

Esto es fútbol y puede pasar cualquier cosa, pero en condiciones normales el Madrid pasa seguro. El Galatasaray ha invertido mucho dinero en los últimos meses y ha fichado a Drogba y Sneijder. Del marfileño poco se puede decir, porque estos partidos son los que le van y a pesar de la edad sigue siendo una bestia. Mientras que el holandés da muestras de estar de vuelta de todo. Se parece mucho más al Sneijder indolente de Madrid que llegó a reconocer que en su primera temporada allí había salido demasiado por la noche, tal cual. ¡Y se quedó tan pancho el tío! El mejor Sneijder, aquel que ganó la Champions en el Inter, se esfumó tras el Mundial.

No creo que los turcos salgan a buscar al Madrid, sería un suicidio. Aunque la defensa es la línea más floja del Galatasaray espero un equipo replegado y saliendo a la contra. Muchos equipos han jugado así y el Madrid ha sufrido, pero si adelantas las líneas y hay sitio a la espalda de los defensas Cristiano te machaca.

Pasa: Real Madrid

Málaga – Borussia Dortmund

Me parece muy difícil que el Málaga elimine al Dortumund, la verdad. Los andaluces lo han hecho genial hasta ahora, la Rosaleda ha sido un fortín y el equipo ha jugado realmente bien, como demostró en el partido de vuelta ante el Oporto. Pero el Borussia son palabras mayores, un equipazo con algunos de los jugadores más codiciados de Europa. Vale que el Málaga tiene a Isco, que va para crack, pero los Götze, Lewandowski, Reus y Gundogan estarán en un grande de Europa más pronto que tarde.

Creo que al Dortmund le falta un poco para poder aspirar al título, pero me parece mucho más equipo que el Málaga. Es probable que el equipo de Pellegrini saque un resultado positivo esta noche -¡ojalá!-, pero la vuelta en el temible Signal Ilduna Park será decisiva.

Pasa: Dortmund

Día de jugones en la Champions


Arsenal – Bayern

Tiene buena pinta el partido entre ingleses y alemanes. Dos equipos que irán a por la victoria, aunque los bávaros esperarán a la contra sabiendo que jugarán la vuelta en casa. Son dos conjuntos que practican un fútbol atractivo y seguro que el de esta noche será un gran encuentro.

Creo que el Bayern es favorito para pasar a cuartos, pero el Arsenal le puede dar un susto a cualquiera si tiene el día inspirado. El problema es que estamos ante un equipo irregular con problemas en defensa que podría viajar a Múnich con la eliminatoria perdida. El Bayern es uno de los mejores equipos de la competición, sólido y fiable, sería un sorpresón que pasase este Arsenal, un conjunto eliminado en Copa por un segunda y que marcha quinto en la Premier.

Habrá que estar atentos a Wenger. Si decide seguir apostando por Walcott en punta de ataque seguro que hará daño a la zaga teutona, ya que sus centrales sufren ante jugadores rápidos y con movilidad.

Lo que más me llama la atención es la batalla del centro del campo. El Bayern tiene muchos y muy buenos jugadores en esa parcela, muy físicos aunque también tienen muchísima calidad. Mientras que en el Arsenal Wilshere es quien lleva el timón, con la ayuda de Cazorla, el modelo de los bajitos que triunfa en el Barça y en la selección. El inglés es un fenómeno que se crece en este tipo de partidos. Ha estado un año fuera de las eliminatorias de la Champions y ya demostró en el pasado que éstas se le dan especialmente bien.

Pasa: Bayern

Jack Wilshere, el corazón gunner

Jack Wilshere, el corazón gunner

Oporto – Málaga

Eliminatoria sin favorito claro. Diría que el Oporto parte con más opciones de pasar al ser un equipo que habitualmente juega este tipo de partidos, pero el Málaga ha sorprendido a propios y extraños y se impuso en su grupo clasificatorio. Do Dragao es una plaza complicada y el hecho de jugar en casa primero puede ser una baza a favor de los portugueses.

Jackson Martínez, el 9 de los lusos, llega en un gran momento de forma. Sustituto natural de Falcao en el ataque del Oporto, no tardará en dar el salto a un equipo más grande. También destaca el James Rodríguez, jugador que lleva años en el equipo, pero que ha explotado esta temporada. Ambos son colombianos, lo que demuestra que el conjunto portugués es el equipo europeo que mejores frutos saca de Sudamérica. Poseen una amplia red de ojeadores que acierta la mayoría de las ocasiones.

James será un auténtico dolor de cabeza para la zaga andaluza, pero el Oporto es un equipo que se mueve al ritmo que marca Joao Moutinho. El internacional portugués llegó procedente del Sporting y ha crecido mucho los dos últimos años. En verano estuvo a punto de emigrar al Reino Unido, pero finalmente Pinto da Costa no cerró la operación.

El Málaga era la cenicienta de la competición. Nadie daba un duro por ellos y están en octavos. Lo que está haciendo Pellegrini con este equipo es increíble. Ha perdido a Monreal en el mercado de invierno, pero estará Isco, que está haciendo una Champions sobresaliente. De su talento depende el Málaga para alcanzar los cuartos, si está inspirado la música de la máxima competición puede seguir sonando en la Rosaleda.

Lo mejor de los malaguistas es que no tienen nada que perder. Para ellos estar en octavos ya es un éxito, pero tampoco deben renunciar a unos cuartos que son una posibilidad real. Sacar un resultado positivo en Portugal sería casi sellar el pase a la siguiente ronda, ya que en ‘la Bombonera’ malagueña son difíciles de batir.

Pasa: Oporto  (Oporto 55% Málaga 45%)

Jeques contra cantera


El PSG y el Milan han llegado a un acuerdo para el traspaso de Thiago Silva e Ibrahimovic al conjunto galo por algo más de 60 millones de euros. Se trata del gran movimiento del mercado estival que a partir de ahora se moverá un poco más.

Los jeques son la nueva moda del fútbol, han aterrizado en Europa con sus petrodólares y la mayoría de los presidentes sueñan con que alguno se interese por su club, para salvar la situación actual y soñar con títulos que antes o después llegan, como le ha pasado al City.

En España sólo el Málaga tiene un jeque que pone pasta, bueno y el Barça y el Madrid disponen del Jeque de los derechos de televisión, pero esa es otra historia. El dueño del conjunto costasoleño tiene una manera un tanto peculiar de trabajar, pero finalmente acaba pagando los traspasos y las nóminas. Al Racing y el Getafe sus jeques les salieron ranas, uno era un camarero disfrazado y el otro un chorizo que lo único que hizo fue llamar la atención en los palcos.

Yo seré un romántico, pero prefiero ver triunfar a un chaval de la cantera que lleva toda la vida en mi club que la llegada de un multimillonario de estos. Me ilusiona mucho más ver jugar y crecer a Rubén Pardo cada domingo -si el entrenador lo permite-, que la llegada de un jugador que se marchará en cuanto otro equipo le ofrezca más dinero.

Los equipos de fútbol son el último entretenimiento para los jeques, pero nadie sabe cuanto les puede durar el capricho. Quien sabe si pasado mañana el del City se aburre, pega la espantada y deja al equipo con una deuda que no pueda gestionar. ¿Pan para hoy hambre para mañana? Habrá casos que si y otros que no, pero a mi que me den mi equipo de cantera que siempre dará frutos, algunos mejores que otros.