Rubén Pardo, el expediente X


Pardo necesita más minutos

Pardo necesita más minutos

Definitivamente la Real tiene un problema con Rubén Pardo, un problema gordo me atrevería a decir. Pardo es un jugador joven que necesita jugar. Cuenta con unas cualidades extraordinarias que le pueden llevar a destacar en el mundo del fútbol. La Real sabe que es un diamante y trata de pulirlo, pero Montanier no acaba de apostar por él y no le da los minutos que el jugador necesita para crecer. En Pamplona se pasó gran parte del segundo tiempo calentando, pero no finalmente no jugó.

En su último partido, hace dos semanas ante el Málaga, no jugó bien. Entró al campo sustituyendo a un lesionado Zurutuza a la media hora de juego, pero no estuvo acertado. En parte porque no jugó en su puesto y porque estaba mermado físicamente. Posteriormente se supo que tenía una sobrecarga, pero esa tarde vimos un Pardo que no habíamos visto hasta la fecha. Era un jugador frustrado, crispado, sin la ilusión que se le ve otros días cuando salta al césped.

La pasada campaña destacó en los pocos partidos en los que tuvo la oportunidad de jugar, especialmente ante el Sevilla en Anoeta, el día que debutó como titular ante su afición y llegando a marcar un golazo. Desde ese día el público del estadio donostiarra pide a gritos más minutos para Pardo, pero Montanier, por un motivo u otro no se los da.

Llama la atención que la gran racha de juego y resultados se inició en Málaga con Illarramendi y Pardo al mando de las operaciones de la Real Sociedad. Después de aquel partido, el riojano se llevó una decepción al no ser titular ante Osasuna en el siguiente encuentro. Recuperó la titularidad en el 2-5 de Valencia. Todo el mundo se deshizo en elogios hacia el joven canterano, pero Montanier volvió a preferir a otros jugadores para el puesto en cuanto estuvieron disponibles.

Montanier cuenta con seis jugadores que pueden jugar en el mediocentro. Pardo es la quinta opción y sólo tiene por detrás al pobre Ros, que no ha tenido la oportunidad de demostrar si es válido o no, porque ni siquiera ha jugado. Nadie pretende que Montanier siente a Illarramendi, que ha demostrado sobradamente que es el jugador clave del equipo, pero Pardo necesita jugar muchos más minutos.

Hasta la fecha sólo ha disputado 1.017 minutos de los 2.880 que se han jugado esta temporada, participando en 21 partidos, nueve de ellos como titular. Puede parecer que nueve son muchos partidos, pero Elustondo que se ha tirado todo el curso encadenando lesiones ha sido de la partida en 5 ocasiones.

Montanier conoce bien a un jugador que lleva dos años a sus órdenes. Pero Pardo es un futbolista especial, ya que hace mejores a quienes juegan a su lado (un caso similar al de Illarramendi). El joven riojano se presentó en sociedad en la final del Europeo sub19 de hace dos años. Ese día maravilló a todo el mundo echándose el equipo a la espalda y guiando a su equipo al triunfo final. Vale que eran chavales, pero la calidad, el carácter y la determinación que demostró Pardo aquella tarde la tienen muy pocos jugadores en el mundo. Los aficionados de la Real saben desde ese día que hay un diamante en Zubieta, pero no se le pule.

Si queremos que Pardo se convierta en el jugador que puede ser necesita minutos o acabará convertido en una eterna promesa, al más puro estilo Fran Mérida, que prefirió los euros del Atlético a seguir formándose en el Arsenal. Esperemos que a Pardo no le suceda lo mismo, porque sus agentes no tendrán ningún problema en forzar su salida de Anoeta si continúa sin jugar.

Anuncios

Pardo espera otra oportunidad


Este domingo se miden Real Sociedad y Atlético de Madrid en Anoeta, en un partido en el que los colchoneros tratarán de defender el coliderato de la Liga. Aunque entre ambos clubes hay diferencia en la clasificación, poseen una cosa en común: cuentan en sus filas con dos de los centrocampistas más prometedores de la actualidad. Esos jugadores son Rubén Pardo en la Real y Oliver Torres en el Atlético.

Los dos se dieron a conocer en el Europeo Sub 19, Pardo en el de hace dos años y Oliver en la última edición, y aunque no fueron designados los mejores jugadores, brillaron por encima del resto siendo los encargados de hacer jugar a sus respectivos equipos. Eran los ‘Xavi’, jugadores que hacen mejores a sus compañeros, una especie única.

El colchonero compartió vestuario en verano con Deulofeu y Jesé, que se llevan la fama y la atención mediática por ser muy buenos y pertenecer a Barça y Madrid, respectivamente. Eran los dos cracks, pero muchos nos quedamos maravillados con el fútbol de un chaval bajito que dominaba el partido a su antojo. Ese chaval era Oliver Torres, que aunque no está contando Simeone en este inicio de campaña, va a ser la referencia del Atlético en un futuro no muy lejano.

El caso de Pardo es muy similar. Pocos realistas se perdieron la final del Europeo Sub 19 de 2011 disputado en Rumanía en la que se enfrentaron España y la República Checa. El centrocampista riojano fue el general, el que más mandaba y quien se echó el equipo a la espalda cuando las cosas se torcieron. No lo nombraron mejor jugador, pero no importaba, la parroquia txuriurdin se dio cuenta de que ahí había un diamante en bruto.

Sin embargo pronto llegaron los sinsabores para el de Rincón de Soto, ya que Montanier, el entrenador de la Real, consideraba que no estaba preparado para competir en la élite. Debutó ante el Madrid en Anoeta y fue titular por primera vez en el Camp Nou, los dos rivales ante los que menos se le puede exigir. Apenas dispuso de minutos, pero cuando salía al campo demostró que era un futbolista diferente, de los que hay pocos.

Su gran oportunidad le llegó un lunes de febrero. Montanier tenía pocos efectivos en el centro del campo ante la visita del Sevilla y decidió alinear a Pardo de titular en Anoeta, por primera y última vez hasta la fecha. Ni que decir tiene, porque a ninguno se nos ha olvidado, que su partido fue magnífico, con varios pases verticales marca de la casa y un golazo que la afición celebró como sí fuera un título. El Príncipe se coronó aquella noche, pero fue un espejismo porque no volvió a aparecer en ninguna alineación el resto de la temporada.

Este verano el técnico francés señaló que le veía mejor físicamente, más prepararado y aseguró que dispondría de más minutos está campaña. En el primer partido en casa ante el Celta revolucionó el encuentro, lo que le sirvió para ser titular en Mallorca, donde nadie de la Real estuvo a buen nivel. Desde entonces por culpa de una lesión en un amistoso no ha vuelto a jugar.

Con Zurutuza y Elustondo de baja, el entrenador apenas cuenta con efectivos en el centro del campo, por lo que Pardo puede tener su oportunidad. ¿Será este domingo?

Jeques contra cantera


El PSG y el Milan han llegado a un acuerdo para el traspaso de Thiago Silva e Ibrahimovic al conjunto galo por algo más de 60 millones de euros. Se trata del gran movimiento del mercado estival que a partir de ahora se moverá un poco más.

Los jeques son la nueva moda del fútbol, han aterrizado en Europa con sus petrodólares y la mayoría de los presidentes sueñan con que alguno se interese por su club, para salvar la situación actual y soñar con títulos que antes o después llegan, como le ha pasado al City.

En España sólo el Málaga tiene un jeque que pone pasta, bueno y el Barça y el Madrid disponen del Jeque de los derechos de televisión, pero esa es otra historia. El dueño del conjunto costasoleño tiene una manera un tanto peculiar de trabajar, pero finalmente acaba pagando los traspasos y las nóminas. Al Racing y el Getafe sus jeques les salieron ranas, uno era un camarero disfrazado y el otro un chorizo que lo único que hizo fue llamar la atención en los palcos.

Yo seré un romántico, pero prefiero ver triunfar a un chaval de la cantera que lleva toda la vida en mi club que la llegada de un multimillonario de estos. Me ilusiona mucho más ver jugar y crecer a Rubén Pardo cada domingo -si el entrenador lo permite-, que la llegada de un jugador que se marchará en cuanto otro equipo le ofrezca más dinero.

Los equipos de fútbol son el último entretenimiento para los jeques, pero nadie sabe cuanto les puede durar el capricho. Quien sabe si pasado mañana el del City se aburre, pega la espantada y deja al equipo con una deuda que no pueda gestionar. ¿Pan para hoy hambre para mañana? Habrá casos que si y otros que no, pero a mi que me den mi equipo de cantera que siempre dará frutos, algunos mejores que otros.