Bayern y Barça buscan la quinta


Bayern y Barça se miden en semifinales

Bayern y Barça se miden en semifinales

Se miden esta noche en el Allianz Arena el Bayern de Munich y el Barcelona. Dos de los equipos más potentes de la competición y con la sombra de Guardiola sobrevolando la eliminatoria.

Probablemente sean los mejores equipos de la Champions de los últimos años. El Barcelona lleva seis semifinales consecutivas y dos títulos, mientras que el Bayern ha llegado a dos de las últimas tres finales, perdiendo en ambas. Pero curiosamente no se han medido desde la primera temporada de Guardiola en el banquillo culé. Ambos equipos cuentan con 4 Champions en su palmarés y si este año sumasen la quinta no le sorprendería a nadie, puesto que ambos son -con el permiso del Madrid- los grandes favoritos al título.

El Bayern llega en mejor forma que el Barcelona, de eso no hay duda. Campeón de la Bundesliga desde la semana pasada, colecciona goleadas en la competición doméstica demostrando que es el equipo más en forma del continente. La apisonadora alemana asusta, y asusta más al pensar que el Barça no pasa por su mejor momento.

La semifinal copera ante el Madrid dejó tocado al Barça. Las eliminatorias ante Milan y PSG demostraron que cualquier equipo puede ganarles si no juegan al 100%, pero el Bayern es un hueso muy duro de roer, muy superior a los equipos a los que se han enfrentado los catalanes hasta el momento.

Claves del partido:

1 Dominio de juego- Como es habitual el Barça tratará de llevar el peso del partido. Le favorece que el Bayern no es un equipo que se vaya a encerrar atrás como hizo el Chelsea el año pasado o el Milan en octavos de final. Los bávaros van a salir a por el Barça y más aún jugando en casa. Es algo que favorece al equipo de Vilanova, que tendrá espacios a la espalda de la defensa que explotar.

2 Laterales- Para dominar el juego, el Barça necesita las subidas de los laterales y crear superioridades con ellos. Hoy lo tendrán complicado al tener delante a Ribery y Robben, por lo que Alves y Alba deberán medir mucho sus subidas. Si descuidan su espalda cualquiera de los dos extremos del Bayern les pueden dar un buen susto.

3 Juego aéreo- Los alemanes son muy superiores en este aspecto y cada balón parado va a ser una pesadilla para la zaga culé, como les sucedió ante el PSG. El poderío aéreo del Bayern es tremendo y en el Barcelona hay pocos jugadores que puedan hacerles frente.

4 Plano físico- En el Barcelona faltan varios jugadores muy importantes (Mascherano, Puyol) y otros no pasan por su mejor momento de la temporada, mientras que en los teutones da la sensación que están como motos. Les faltarán Kroos y Badstuber por lesión y Mandzukic por sanción.

5 Ataque del Barça- Nadie duda que Messi jugará, pero el resto de la línea de ataque del Barça no asusta como antaño. Villa no está fino, Alexis no es el jugador que él dice ser y Pedro ha perdido la chispa de comienzos de campaña. Cualquiera de ellos se aprovechará de que Messi centre la atención y se lleve consigo varios defensas, lo que les generará situaciones favorables, pero insisto en que a los atacantes del Barça les faltan goles.

6 Centrales- Pueden ser la clave de la eliminatoria, de un lado y de otro. Al Barça le pesarán las bajas de Puyol y Mascherano, ya que Bartra es inexperto y nadie sabe cómo puede rendir en una eliminatoria de este calibre. Es su gran prueba de fuego, pero hubiera sido preferible que hubiera tenido minutos en más partidos de la temporada. Apenas ha jugado, por lo que su rendimiento es una incógnita. La otra opción es que juegue Abidal, no hay que descartarla por completo, pero parece demasiado arriesgado, aunque el sábado completó un encuentro perfecto, pero el Bayern no es el Levante.

Lo más flojo del Bayern son sus centrales Van Buyten y Dante, que no destacan por su velocidad y que sufren ante delanteros pequeños. Messi les va a hacer sufrir muchísimo, haciéndoles salir de su zona. Es ahí donde el Barça debe aprovechar para hacer daño, con diagonales al espacio que deje libre el central que salga a por Messi.

Pasa a la final: Bayern

Anuncios

Unas semifinales decepcionantes


Esta semana se han disputado los partidos de ida de las semifinales de la Champions League. En teoría se trata de los cuatro mejores equipos del continente, y digo bien lo de en teoría, porque el fútbol que han propuesto ha dejado mucho que desear. Supongo que no seré el único que esperaba mucho más de estos dos encuentros.

El miedo a perder ha reinado sobre todas las cosas. Tres de los cuatro equipos jugaron a no perder y el único que fue descaradamente a por la victoria se llevó el peor resultado, así es el fútbol.

Heynckes, entrenador del Bayern, se conformaba con un 0-0 en el Allianz Arena, pero consiguió un 2-1 que le da opciones de alcanzar la final, aunque personalmente creo que el Madrid ganará por mas de un gol en el Bernabéu.

Mourinho pecó de conservador, él es así. Prefiere llegar a la final empatando los dos encuentros que ganándolos. Es defensivo y lo lleva en el ADN. Tras el gol de Ozil el Bayern estaba muy tocado, era el momento de sentenciar la eliminatoria, pero el Madrid se echó descaradamente atrás a mantener el resultado. Nunca sabremos lo que hubiera pasado, pero a poco que hubiera buscado el gol es probable que lo hubieran logrado, teniendo en cuenta el potencial del que dispone el Madrid arriba.

Sin embargo, se replegó dando por bueno el empate y al final lo pagó dejando un escenario propicio para los bávaros. Robben y especialmente Ribery -el mejor jugador de estos dos encuentros- pueden hacer temblar los cimientos del Bernabéu. Creo que el Madrid marcará primero y buscará sentenciar la eliminatoria a la contra, como le gusta a Mourinho.

El partido de Londres fue totalmente opuesto. Un equipo quería ganar el encuentro y lo demostró desde el minuto 1. El otro esperó a ver qué pasaba acumulando jugadores delante del portero y esperando una contra para llegar a la portería rival.

En Stamford Bridge quedó claro que lo que hace grande al fútbol es que no siempre es justo y no siempre gana el mejor o quien más lo merece. El Barça dispuso de muchas ocasiones, incluso podría haber dejado la eliminatoria sentenciada, pero la pelotita no quiso entrar.

El Chelsea marcó en su único tiro a puerta en todo el partido, como le ocurrió al Barça en su anterior visita a ese estadio, con el ya célebre Iniestazo. Fue cuestión de mala suerte que el Barça no marcase pero también hay que decir que muchos de sus jugadores mostraron una imagen muy diferente de la que nos tienen habituados. Guardiola tampoco acertó con los cambios, aunque era difícil teniendo en cuenta que la plantilla no dispone de ningún revulsivo.

Se echó en falta un nueve para tratar de rematar algún balón proveniente desde las bandas, puesto que el conjunto de Guardiola se empeñó en entrar por el centro, donde más jugadores rivales había. De haber tenido un rematador tampoco tenía garantizado el éxito ya que en los balones laterales Cahill y Terry se encuentran más a gusto que un cochino en una pocilga.

La reencarnación del Inter de Mou

El partido de vuelta va a ser como la segunda parte que vimos el miércoles. Un portero y diez tíos por delante amontonados para evitar que los culés se acerquen a la portería. Es decir, el mismo planteamiento que utilizó Mourinho con el Inter hace dos años, con Eto’o de lateral izquierdo. Totalmente lícito, pero lo aborrezco, por muchos resultados que consigan así.

El problema para el Chelsea es que el Camp Nou es un estadio mucho más ancho que Stamford Bridge y el Barça tratará de llevar el juego a las bandas para así crear más espacios en el centro para Messi. “90 minuti en el Bernabéu son molto longo” dijo el malogrado Juanito. Me temo que al Chelsea le va a pasar algo similar, aunque en este caso en el feudo blaugrana. Al Barça le basta un gol para forzar la prórroga y es muy difícil que se quede sin marcar. El Chelsea, si consigue salir de la cueva tendrá alguna, pero le costará horrores recorrer la distancia que hay de un área a otra.