Vuelve el rey de la Champions


Puede que este título sea un tanto contradictorio, pero además del partidazo del día, que es el Milan-Barça, esta noche Didier Drogba vuelve al torneo que le coronó la temporada pasada en un remozado Galatasaray.

Milan – Barcelona

El Barça es favorito, para el partido de hoy, para pasar la eliminatoria y para llegar a la final de Wembley, pero primero deberá superar a un Milan que no se lo pondrá nada fácil. El Milan no es el equipo que maravilló en los ochenta y noventa, ni el que ganó varias Champions en la última década, pero es un grande y merece todos los respetos.

Los italianos no podrán contar con su nueva estrella, el díscolo Balotelli, ya que jugó con el City en la fase de grupos. Desde que el delantero llegó en el mercado invernal no han perdido, pero está por ver cómo funciona el equipo sin su gran estrella. El Milan siempre ha tenido grandes jugadores y los sigue teniendo. El Shaarawy ha explotado este año y formará en ataque con Boateng y Pazzini, pero por detrás el nivel baja sobremanera. Miras la plantilla del equipo más laureado de Italia, cuentan son siete Copas de Europa, y te das cuenta de que cualquier tiempo pasado fue mejor, no hay comparación posible con el Barça.

Los de Tito Vilanova (hoy estará Jordi Roura en el banquillo) cuentan con el mejor jugador del mundo y casi una decena de jugadores de la mejor selección actual, lo que debe ser una garantía más que suficiente, pero esto es fútbol y todo puede pasar. No se puede subestimar al Milan, pero lo lógico sería que el Barça ganase hoy y dejase la eliminatoria practicamente sentencida. Además, después de la exhibición del Bayern en el Emirates querrán demostrar que ellos son los favoritos al título.

Pasa: Barcelona

drogba-galatasaray

Galatasaray – Schalke

Altintop, Felipe Melo, Riera y Eboue. Parece una reunión de viejos rockeros, pero son algunos de los jugadores que saldrán de inicio en el equipo turco. Jugadores curtidos en mil batallas con muchísima experiencia en partidos internacionales. A ellos hay que sumar a Sneijder, recién llegado del Inter y a Didier Drogba, que tras su periplo en el fútbol chino vuelve a Europa y a su competición fetiche. Es probable que el delantero empiece el partido en el banquillo, pero seguro que Fatih Terim le dará minutos.

Los alemanes tratarán de enfriar el infierno que tendrán que vivir en Estambul con el potencial de su ataque, en el que sigue destacando Huntelaar. Para muchos, entre los que me incluyo, el Schalke se le queda pequeño al delantero holandés, ya que podría estar jugando en un equipo mejor. Pero esa es otra historia.

Keller debuta en Champions después de haber sustituido a Huub Stevens en el banquillo. El anterior técnico consiguió el pase a octavos como primero de grupo, pero este hecho no fue suficiente para continuar al frente del equipo de Gelsenkirchen. En el mercado invernal perdieron a Holtby, que se fue al Tottenham, y para suplirle llegó Michel Bastos, procedente del Lyon y que ha destacado en los partidos que ha disputado con su nuevo equipo.

Se trata de una de las eliminatorias más abiertas de los octavos de final y una de las pocas en las que podría caer el cabeza de serie.

Pasa: Galatasaray.

Anuncios

La Supercopa de los chinos


La Federación española de fútbol recibió una jugosa oferta para que la Supercopa se disputase en Pekín, en el Nido de pájaro, como llevan años haciendo los italianos, que llevan hasta allí a sus campeones de Liga y Copa para recaudar la mayor cantidad de euros posibles. Pero en España los dos grandes dijeron que no. ¿Interesa en China algún otro equipo que no sea Madrid y Barça? Lo dudo mucho, pero es lógico que ninguno de los dos grandes quisiera irse hasta allí a jugar y que la Federación fuera la que se lleve el botín.

Lo que no es normal es que se plantease jugar en Pekín y el partido de esta noche se dispute a las 22:30 justo cuando peor le viene a los chinos. Si la cosa va de vender el producto seguro que se pueden encontrar mejores fórmulas, pero dudo que los dirigentes del fútbol español sean capaces de encontrarlas y menos aún de explotarlas.

Desde aquí animo a que la LFP mande a un becario todo el año a la Premier, se empape de cómo organizan la liga inglesa y copie absolutamente todo. Cuando vuelva que ponga en practica todo lo que ha visto y aprendido, por el bien del fútbol español que se están cargando los actuales dirigentes. Sé que es una quimera y que es imposible, pero muchos creemos que la autodenomiada “mejor liga del mundo” tiene muchas cosas que mejorar, muchísimas.

El primer clásico de Tito
Las encuestas dan como favorito al Barça después de la paliza a la Real del pasado domingo. No creo que el conjunto de Montanier fuese una buena vara para medir el potencial culé, puesto que en defensa fueron hermanitas de la caridad, aunque a favor del Barça cabe destacar que parece que se encuentran en un buen estado de forma, gracias a que han realizado toda la pretemporada en Barcelona. Está claro que las giras son beneficiosas desde el punto de vista económico, pero deportivamente son perjudiciales para la preparación de la plantilla, aunque ya sabemos que el dinero prima sobre todo lo demás, aunque no siempre.

Con descanso o sin él a Messi no se le ha olvidado marcar goles. Hizo dos a la Real y hoy amenaza a Casillas, una de sus víctimas favoritas. En frente no estará Pepe, que es baja debido al estremecedor choque con Iker el domingo en el partido ante el Valencia. El portugués tuvo que pasar la noche en observación. Hoy no jugará y el Madrid lo notará, ya que Pepe es uno de los mejores centrales del mundo y el sistema defensivo del conjunto blanco puede resentirse.

Mourinho planteará un partido como el último ganado en el Camp Nou. Ahí encontró la formula para ganar al Barça y probablemente repetirá, aunque en este caso parece que el Madrid no se encuentra a tope físicamente y para hacerle frente a los culés este aspecto se antoja fundamental.

La única cara nueva será Jordi Alba, ya que Song parece poco probable que juegue. Tito Vilanova se estrena en un clásico, esperemos que la Supercopa no acabe en trifulca como la pasada edición, mejor que sólo se hable de fútbol.